La Desdicha de ser un Galgo Español / Parte 2

January 29, 2012 § 39 Comments

El Negocio 

Tras vivir de cerca el sufrimiento de mi amigo Gitano, causado por una mala gestión del sentido común y la ausencia de racionalidad de sus anteriores propietarios, el asunto se torna personal y decido invertir parte de mi tiempo en la creación de un reportaje completo sobre el mundo del galgo en nuestro país. Al tiempo y, reforzando mis intenciones, compruebo cómo la primera parte de este reportaje es leída y comentada por un alto número de personas, lo que indica el interés general por cambiar la situación. Para mi agrado, pocos días después, confirmo que la versión en inglés ha llegado a muchos lectores a nivel internacional, incluidas varias agencias con las que trabajo y que suministran material, de manera regular, a los medios más importantes del planeta.

Puesto que no todo el mundo es igual, y así me lo dice la lógica, emprendo el proyecto con la intención de mostrar todas las caras posibles, y dejar a los lectores que saquen sus propias conclusiones del asunto. Obviamente, uno de los objetivos principales de este artículo es lograr que aquellas personas que mandan – o, para ser más exactos, situadas en su lugar para hacer lo que deben – establezcan una serie de leyes que terminen con el maltrato y las muertes constantes y violentas del galgo nacional. Hasta ahora no lo han hecho, por lo que cuentan las cifras, y parece que las razones son tan evidentes que a mi, personalmente, me transmiten una especial indignación.

Investigando un poco por Internet, con la idea de comprender la aparente ausencia de leyes que controlen un poco los hechos mencionados, topo con varias noticias que hablan de los millones de euros que mueve el negocio de los galgos, en la suma de todas sus formas. Gracias a una de las causalidades vitales que menciono con frecuencia, la búsqueda de información acerca de este tema me indica que unos días después, en la localidad abulense de Madrigal de las Altas Torres, tendrá lugar la final del Campeonato de España de Galgos en Campo. Lo organiza, por lo que entiendo, la Federación Española de Galgos, y aportará a la comarca un beneficio de 2,5 millones de Euros, durante su celebración. Una cantidad suculenta cuyo destino final, y su reparto real, me gustaría mucho conocer.

A los pocos minutos, abro el email y me dirijo, como de costumbre en estos menesteres, a los responsables del departamento de Prensa de la Federación. Solicito un pase de prensa para realizar mi trabajo, indicando mis intenciones de cubrir el evento y los datos necesarios como referencia. Puesto que había leído algunas quejas acerca de la escasa cobertura del evento, por parte de la prensa en el pasado, supongo que mi mensaje será bien recibido y respondido con agrado y celeridad.

Pasan los días y, para mi lamento, mis suposiciones previas son erróneas. Mi correo no obtiene respuesta alguna, por parte del responsable de prensa, y un par de llamadas a la oficina tampoco logran el objetivo buscado. Nadie responde. A pesar de lo anterior, con la idea de hacer uso total de la objetividad, el Sábado 28 de enero amanecemos muy temprano y, equipo en mano, nos encaminamos hacia la localidad de Madrigal para intentar reflejar esta parte de la historia.

El Campeonato, el Rey de la Seguridad y la Libertad de Prensa

A nuestra llegada, un intenso frío nos recibe en un hermoso lugar. Bajamos del coche y nos acercamos a las concurridas instalaciones del Corredero, que se resumen en una amplia carpa, poblada de tiendas y puestos de comida, y un extenso terreno donde la competición tendrá lugar. Saco la cámara y la primera sensación que tengo, y que se repetirá a lo largo de la estancia, es una ligera extrañeza general por la presencia de un fotógrafo desconocido.

Al rato, una voz indica a los participantes finalistas – dos jóvenes con sus respectivas galgas – que deben acudir a la carpa, donde una sección está habilitada para las pruebas veterinarias. Así lo hacen, y así lo hacemos nosotros, para intentar captar el momento.

En la tarea de acercarme a los competidores y demás responsables, conozco por primera vez a quien representará mi principal obstáculo físico para trabajar libremente, en forma de supuesto responsable de la seguridad. A pesar de sus repetidos empujones y su agresividad verbal y, a fuerza de determinación, logro un reducido espacio, junto al resto del público que dispara con sus cámaras caseras. Mi intento por explicarle la situación, y hacerle entender que  la ausencia de un pase es injusta y ajena a mi voluntad, es inútil. Obtengo brusquedad y miradas intimidatorias, pero logro mi propósito, con dificultad, alejado del resto de mis supuestos compañeros.

La Mano y el Fantasma de la Exclusiva

Sorprendidos por la numerosa presencia de Guardia Civil y de otros trabajadores estatales, nos acercamos a la zona de inicio de la competición. Para quien lo desconozca, explicar que la competición se basa en la lucha de dos galgos por la caza de una liebre. En un amplio terreno, el grupo – llamado la Mano – camina en busca de la presa, que puede saltar en cualquier momento. Es entonces cuando el responsable de llevar a los galgos – conocido como traillero -, libera a los canes de la traílla automática y permite que comience el duelo. Los perros corren detrás de la liebre y su rapidez, a la hora de cazarla, determina al ganador.

Después de retratar los momentos previos y de una larga espera, todo se dispone para el comienzo. El comentario de uno de los jinetes que escolta la competición me llama la atención. Comenta, con la clara intención de obtener mi reacción, que le indigna la presencia de algunos fotógrafos, ajenos al evento, cuando otros han pagado por la exclusividad. En ese momento y, desde el desconocimiento, sus palabras me hacen gracia, por la ignorancia que creo conllevan y por lo surrealista de escuchar hablar de exclusividad en un evento supuestamente deportivo y normal. Luego entendería, o eso creo, que no eran palabras tan ignorantes.

Como digo, todo va a dar comienzo y me acerco, junto con los muy escasos fotógrafos y cámaras, a la zona de salida. Tal y como esperaba, el sujeto que vela por la seguridad de todos, excepto por la mía, me impide el paso, de manera violenta, y me retira de la entrada. Intento explicarle de nuevo que estoy trabajando y que no acostumbro a viajar desde Madrid a Ávila, con un equipo de varios miles de euros, por simple amor al arte. Hago lo propio con otros miembros de la organización, presentes en la zona, pero la respuesta es tajante y el diálogo imposible. Aunque miro alrededor, no veo rastro alguno del responsable de prensa. Si estaba, cosa que tampoco me extraña, no se pronunció en ese momento. Tras unos minutos de tensión y de miradas fijas y amenazadoras de mi amigo, el rey de la seguridad ajena, me retiro para seguir con mi propósito original.

Mi compañera y ayudante, Alicia, que observa todo desde cierta distancia, no cabe en su asombro ante los hechos. Me propone acercarse a la tienda de la Federación, en la carpa, para hablar con los responsables y volver a pedir un pase que nos permita entrar en la zona donde la acción tiene lugar. Lo hace y le dicen que busque a quien se encarga, un tal Juan Carlos. Nos indican donde se encuentra y, a pesar de los intentos, su figura no aparece. Preguntamos de nuevo a un joven de la organización, quien dice llamarlo y pedirle que acuda donde estamos. Casi una hora después y, al ver que no tiene intención alguna de presentarse y ayudar, optamos por dejarlo estar y seguir trabajando al margen de la normalidad.

Un Evento para unos pocos

La jornada sigue y yo sigo sin entender casi nada. Aunque las carreras duran unos pocos minutos, y el desenlace podría darse en un tiempo bastante reducido, el evento se prolonga de manera constante, y tiene una duración final que supera las ocho horas. Según me cuentan después, esto es normal y ajeno a la voluntad general.

A pesar de que más de 8.000 personas se han desplazado para asistir a la final, los hechos tienen lugar, durante buena parte del tiempo, a una distancia donde los acontecimientos apenas se divisan. Únicamente los presencia, a pocos metros, el selecto grupo de elegidos y autorizados. El resto, desde la lejanía, vemos puntos negros en la distancia y nos cuestionamos el sentido de un evento organizado de esta forma. Es obvio que deben peinar las diversas zonas, en busca de las liebres, pero también es lógico que el numeroso público ha recorrido cientos de kilómetros para presenciar algo, y este detalle no parece motivar ninguno de los movimientos tácticos. De acuerdo a algunas opiniones que recibo a posteriori y, en contra de mi impresión y la de otros, se hace lo posible porque los galgos corran de cara al público.

Con frecuencia escuchamos los numerosos comentarios de disgusto, por parte del experto público, ante varios aspectos de la organización. Con una amabilidad general que cabe destacar, unos espectadoras comentan que la fecha de la final es un error absoluto y una atrocidad, pues es la época en que las liebres están preñadas, lo que supone un ataque a sus derechos y un entorpecimiento en la fluidez de la carrera. Otros afirman, desde la experiencia de toda la vida, que el campo donde tiene lugar está muy explotado – a pesar de la cercanía de otros mejores -, lo que justifica la escasez de liebres y  la lentitud en la sucesión de acontecimientos. Muchos se lamentan, también, de que varias liebres se han dejado correr, sin una razón coherente, y que las horas de espera entre una carrera y otra se hacen excesivamente largas.

Echo un vistazo a la carpa y veo que allí, durante las 8 horas que dura la final, el consumo de bebida y comida, así como la venta de artículos relacionados con el tema, es incesante. Una pantalla permite ver, también, lo que acontece en el terreno de juego. Algo me dice, y de esta forma lo ven varios paisanos con los que charlamos, que casi nueve mil personas consumiendo de forma constante, durante más de 8 horas, pueden justificar, supuestamente, tanta parsimonia en el desarrollo del campeonato.

A mi vuelta, obtengo la opinión de otro aficionado, quien discrepa de las observaciones anteriores y las considera erróneas. Según sus conocimientos, la liebre cría en verano, como casi todo animal salvaje de aquellos parajes, con ayuda de un pasto abundante y un clima propicio. Entiende que la presencia de liebres es algo impredecible, y asegura que se escoge un coto con suficientes animales para hacer el campeonato. Incluyo ambos puntos de vista, pues, ya alguno debe tener posesión de la verdad e indican una clara diversidad de opiniones, acerca de puntos concretos. Para los amantes de la ciencia, incluyo un enlace a un estudio en referencia al tema, que parece inclinarse por los conocimientos de los primeros.

Tampoco considera que mi valoración acerca de la rentabilidad de la carpa sea correcta, pues afirma que buena parte del público lleva su comida de casa. Es posible que tenga razón, por lo que aquí quedan sus palabras, en representación de quien opina diferente.

Reinas por un par de días

Más de ocho horas después del comienzo, la final llega a su conclusión. El tiempo real de la competición, en forma de carrera de los galgos, dudo que haya sido superior a los diez minutos.  No obstante, como apuntaba antes, los asistentes invierten casi todo el día en las instalaciones.

Los propietarios, a paso lento, regresan a la zona de la carpa con sus preciosas galgas. En todo momento, por lo que puedo ver, su trato hacia ellas es cuidadoso y pausado. La ganadora, de nombre Yuma, es portada como una campeona, elogiada y retratada en decenas de ocasiones. La perdedora, bautizada como Señorita, recibe muchas atenciones también, algunas en forma de consolación, y muestra un cansancio evidente. En este momento, mientras capto lo anterior, viene a mi mente una secuencia de pensamientos que intentaré reflejar, con ayuda de las imágenes y el texto. Pienso en mi fiel amigo Gitano, y en su suerte, y pienso en la suerte de los miles de galgos que mueren a menudo en el camino, o son abandonados, en la tarea de conseguir una campeona como Yuma. Me sorprende la euforia general ante un hecho sin importancia, en apariencia, y me entristece el ensalzamiento exagerado de un valor tan fugaz como la velocidad, frente al aparente olvido de propiedades tan importantes como la bondad o la nobleza.

Miro a los ojos de las galgas y creo entender lo que transmiten. Es posible que nos estén diciendo, con sus gestos, que se encuentran desubicadas, entre competiciones, federaciones y espectadores tan fervorosos. Puede que piensen que viven rodeadas de seres humanos que juegan a un juego que no comprenden. Les gusta cazar, sí, pero no saben de premios, de jefes de prensa que se evaporan, de exclusivas supuestamente pactadas ni de los miles de euros que cuesta su vida, cuando se cotiza al alza.

Dudas, preguntas y sugerencias

Como decía al principio, mi intención inicial de mostrar un aspecto potencialmente bonito del mundo del galgo, como acto justo en defensa de la verdad, se ha complicado más de lo esperado. En mi ánimo por hacer mi trabajo libremente, he topado con una ausencia absoluta de profesionalidad, por parte de los responsables de prensa de la Federación, y una muestra alarmante de su ignorancia y desconocimiento de los medios. Al regreso de la final, por curiosidad, he buscado información al respecto. Para consuelo de mi entendimiento y alimento de mi indignación, topo con varios foros y páginas web donde se comentan casos similares al mío, sucedidos en el pasado. Leo la denuncia de un fotógrafo experimentado a quien se prohibe el acceso a la zona de la Mano, por motivos que no comprende y después de infinidad de años acudiendo.

En otro foro, me asombra leer el caso de un popular periodista y locutor de radio, especializado en caza y pesca, que denuncia los mismos hechos que yo comento, con similar indignación. También doy, para mi deleite, con una noticia donde se afirma que la Federación no vetará a ningún medio de prensa. Se les olvida que vetar, y hacer lo posible por impedir, puede ser prácticamente lo mismo.

Es por esto que, en lugar de enviar el material a las agencias con las que trabajo, como sería habitual en otros casos, prefiero hacerlo como parte de este reportaje, donde la realidad quede plasmada y cada uno encuentre el lugar que le corresponde. No ayudaré a promocionar un evento como algo interesante y recomendable, pues mi experiencia lo ha entendido como un burdo negocio en la mano de unos pocos, donde el animal es un mero instrumento y el amante de este deporte queda relegado a la función de espectador lejano y mero consumidor de horas y bebidas.

Invito desde aquí, a todo el que desee y conozca este u otro tema relacionado con el mundo del galgo, a expresar su experiencia y opiníon al respecto, así como a ayudarme en la continuación de este reportaje. Sigo queriendo mostrar una cara amable del mundo del galgo, por lo que agradecería si algún galguero de la zona de Madrid, por cercanía, optase por abrirme sus puertas y darnos a conocer el funcionamiento de su realidad. Sería una buena forma de conocer su verdad y de acortar distancias entre unas y otras opiniones.

Me atrevería a sugerir, en base a lo visto, un cambio en el equipo de prensa de la Federación Española de Galgos, por lo que parece ser una clara incompetencia y un entorpecimiento de nuestra labor, por omisión de servicios. De igual forma, en base a lo vivido, ruego a la organización que informe bien a su equipo de seguridad, para el futuro, y les indique las limitaciones de su labor. Es importante que recuerden que no tenemos quince años, ni están bloqueando el paso a borrachos, en una discoteca. Que no olviden que la gente común, aunque no siempre lo parezca, también puede saber defenderse, y que sopesen la posibilidad de que un sujeto equipado con una cámara de alta resolución, a pesar de las dudas, pueda ser un profesional haciendo su trabajo.

Para concluir esta parte, tras conocer las millonarias cifras que mueve esta disciplina y, mientras quienes mandan entienden la necesidad de crear leyes efectivas de protección y control para estos animales, sugiero por último la desviación de una generosa parte de tales beneficios para el cuidado de los miles galgos afectados por esta actividad. No sería nada descabellado, creo, como pago al sufrimiento de las víctimas inocentes de lo que muchos entienden como el burdo negocio de unos pocos interesados.

Adjunto abajo la respuesta y versión de la Federación Española de Galgos, al respecto de lo narrado en el reportaje:

CONTESTACIÓN DE LA FEG AL REPORTAJE ‘LA DESDICHA DE SER UN GALGO ESPAÑOL’

La Federación Española de Galgos (FEG) envía este escrito como réplica al reportaje ‘La Desdicha de ser un Galgo Español / Parte 2’ y le insto a que lo publique en su blog acogiéndose al derecho de rectificación que asiste a la FEG legalmente, según la Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo.

En primer lugar, la FEG quiere aclarar que la organización del Campeonato de España de Galgos en Campo, Copa de S.M. el Rey, es compleja y se trabaja en ella desde varios meses antes de su celebración. Durante los días de la competición, desde la FEG se ha dado cobertura a más de 50 medios de comunicación de toda España, sin que haya habido ningún tipo de problemas. Algunos han asistido a diferentes jornadas del campeonato en la localidad abulense de Madrigal de las Altas Torres y se les ha facilitado el trabajo. De hecho, varios estuvieron en la mano y captaron las imágenes que creyeron oportunas para el desarrollo de su trabajo. De todas formas, la FEG quiere dejar claro que ha facilitado fotografías y notas de prensa a todos los medios de comunicación que así lo han precisado de forma GRATUITA, por lo que sus afirmaciones sobre supuestas exclusivas son totalmente falsas.

El día de la final, el responsable de prensa de la FEG estuvo desde las 8,30 horas en el corredero, donde atendió a todos y cada uno de los medios de comunicación que
así lo precisaron y dejó a los periodistas y fotógrafos organizados. En ningún momento, el fotógrafo Nano Calvo se dirigió a él. La competición propiamente dicha comenzó a las 12 horas, por lo que el firmante del escrito tuvo tres horas y media para buscar al responsable de prensa, hecho que no ocurrió. Cuando arrancó la mano y el fotógrafo reclamó poder entrar, a esta federación le consta que algunos compañeros de los medios, que han cubierto todo el Campeonato de España, se ofrecieron a dar el número de teléfono del responsable de prensa al interesado, cosa que desdeñó con malas formas, porque le tenían que dejar entrar como fuese. La organización se puso en contacto con el responsable de prensa y éste estuvo esperando al interesado en un punto determinado de la valla del público durante un cuarto de hora y éste no se presentó.

El control de los medios de comunicación en el corredero del Campeonato de España se debe única y exclusivamente a asuntos de organización, ya que en ediciones anteriores se había llegado a tal masificación de operadores de cámara y fotógrafos en pleno corredero, que dificultaba el normal desarrollo de la competición (Seguro que si usted pretende llegar al Santiago Bernabéu cinco minutos antes de un Real Madrid-Barcelona sin acreditación alguna no le dejarán pasar).

Las críticas de los profesionales a los que hace referencia en su reportaje corresponden a un trabajador de una radio para el que no es imprescindible estar en la mano, y a un
fotógrafo profesional cuyo negocio es vender a particulares las imágenes que capta, no informar a los aficionados. Así que saqué usted sus propias conclusiones.

Sobre su reportaje en general, hay que decir que es cuanto menos capcioso. Usted será muy buen fotógrafo profesional –como así lo atestiguan las excelentes imágenes que acompañan su escrito y por las que la FEG le felicita-, pero como reportero deja mucho que desear, ya que su objetividad brilla por su ausencia, incluyendo en todo momento juicios de valor y opiniones personales, lanzadas desde el más absoluto desconocimiento, y no ha contrastado en ningún momento los testimonios que ha recogido en su escrito, por lo que cae en numerosos errores de bulto. Uno de estos errores más flagrantes es el del volumen de negocio que hay en el Campeonato de España. Le aclaro que la cantidad de 2,5 millones de euros corresponden a muchos conceptos –hoteles, desplazamientos, alquiler de autobuses, hostelería, sueldos extra, caballos…-, que son un maná para una zona donde las oportunidades de negocio escasean y son necesarias para que las personas puedan vivir dignamente. En este concepto no existe ninguna exclusiva ni periodística ni fotográfica como tal. En cambio a la FEG le gustaría saber las tarifas que usted cobra por sus imágenes, porque si hubiera hecho sus fotografías y se las hubiese vendido a agencias o medios de comunicación, esa cantidad tendría que estar incluida en el negocio que genera el Campeonato de España.

Además, justifica la duración de la final del Campeonato de España, casi ocho horas, en un supuesto interés de la FEG para que los aficionados asistentes consuman
indiscriminadamente en la carpa que había en el corredero. Nada más lejos de la realidad. El deporte de los galgos tiene algo impredecible y es la liebre. Los animales son salvajes y por lo tanto sus comportamientos condicionan el desarrollo del a competición. Hay jornadas en las que las carreras se disputan en una hora y jornadas, como la final de este año, que se alargan durante más de ocho. Así lo entienden todos los aficionados a la caza de la liebre con galgos.

Para cualquier duda que tenga, la FEG queda a su disposición, si así lo estima conveniente.

Leer Parte 3 / En busca del Galguero

La Desdicha de ser un Galgo Español
Parte 2 / El Negocio
Texto & Fotografía Nano Calvo

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje, o de sus textos e imágenes, sin el permiso explícito del autor.
Siéntete invitado a compartir el enlace en tu blog, web o páginas sociales.
De esta forma ayudas a Gitano, y a los de su especie.
Correr la voz es la mejor forma de cambiar lo injusto.

Si estás interesado/a en publicar este artículo, puedes contactarme a través del email.
Si quieres mostrar tu punto de vista o participar en el reportaje,
no dudes en contactarme. Gracias!

Advertisements

Tagged: , , ,

§ 39 Responses to La Desdicha de ser un Galgo Español / Parte 2

  • rocio says:

    excelente reportaje!!

  • pedro arce says:

    Acierto el relatarlo aqui, acierto el tono empleado, acierto el inicio de reflexión q propones… como te dije antes el tema genera curiosidad y tiene ciertas sombra, una pena q tu camara no pudiera dar más luz esta vez…

  • Isidro says:

    Con relacion a lo que dices del tiempo de duracion de la final, creo recordar que los galgos deben esperar para correr otra vez los segundos transcurridos en minutos despues de una carrera, no lo se seguro porque hace muchos años que ya no voy a campeonatos de galgos pero creo que es asi.
    El mundo de los galgos es muy complejo, te aconsejaria que te informases mas. Un saludo

    • Nano Calvo says:

      Hola Isidro,

      así es, por lo que me comentaron, el galgo debe descansar una media hora, entre carrera, lo cual es muy lógico. Yo únicamente reflejo los comentarios de la gente, a nuestro alrededor, y valoro que el tiempo total de la final es excesivo, para el tiempo real de las carreras. Nada más. Y si, me seguiré informando – y contando lo que veo, no lo que me cuentan otros que debo contar -, pues el reportaje continúa, aunque parece que hay gente que prefiere que nadie hable del tema. Un saludo y gracias

  • dvdelbuitre says:

    tu nivel cultural y con ello tu credibilidad, queda mermada muy al principio del reportaje, cuando te refieres al pueblo (avilesino) de Madrigal.
    por no hablar de otros aspectos ya que el mundo del galgo no es el mundo de los campeonatos, es el mundo de los miles de aficionados que crían y cuidan con esmero a sus perros durante años sin ningún afán de lucro, solo por el placer de su compañía y de su disfrute corriendo liebres por los pueblos de castilla y otras comunidades, pero eso los que habitáis en la urbe no lo conocéis, es una pena os perdéis un aspecto de vuestros perros que jamas apreciareis, ellos disfrutan de la actividad ya sea caza, pastoreo u otras labores para las que se desarrollaron las diversas razas. un saludo

    • Nano Calvo says:

      Estimado David,

      hacerte saber que eres la segunda persona que me ataca personalmente hoy, juzgando mi intelecto – en el caso de un email privado – y mi capacidad cultural, en tu caso. Gracias por la corrección, tenía dudas pero, con la prisa, no lo había cambiado.

      En cuanto al mundo del galgo, por supuesto que es mucho más que los campeonatos. Es tanto más, que ni siquiera hay tal mundo, pues no deja de ser lo que los humanos decidimos que sea. Su mundo es mucho más sencillo y auténtico que el nuestro, no te quepa duda.

      Aunque habite en la urbe, tengo dos perros, ambos con instinto cazador. Uno de ellos, Gitano, lleva en casa unos 20 días. Si has leído la primera parte de mi reportaje, sabrás que es un galgo que estaba desnutrido y lleno de heridas, tras ser abandonado por un cazador. Esa historia, aunque pese, también forma parte del mundo del galgo.

      Supongo que tu no sabes nada de eso, ni lo haces, ni conoces a nadie que lo hace. Pero el caso es que las protectoras están llenas de galgos maltrechos, por no hablar de otras situaciones que bien conoces. De hecho, vengo ahora mismo de intentar recoger a uno de la calle, abandonado a su suerte, y de escuchar varias historias de abandonos que ponen los pelos de punta.

      De cualquier forma, como bien digo en el reportaje, pretendo mostrar todas las caras que pueda, sin otro ánimo que mostrar la realidad, desde mi punto de vista. Tanto es así, que hay infinidad de anécdotas, acerca de la competición y otros detalles, que me está contando gente muy cercana, y no publico ni incluyo, pues no creo que sea mi labor en este momento.

      Si todo va bien, espero dar con algún caso como el tuyo, de gente que cría galgos y los cuida y mantiene de por vida, aunque dejen de correr. Lo sacaré encantado.

      Un saludo

      Un saludo y gracias

      • puri says:

        Hola Nacho,,
        Soy una persona que me considero muy amante de los animales e ignorante en el mundo de las carreras de galgos,
        creo que bajo mi punto de vista es injusto tratar al sector galguero, como personas que dañan a los animales creo que lo que yo e visto es disfrutar a estos animales dando rienda suelta a su instinto cazador, igual q en un concurso de trabajo de otro tipo son premiados,no creo que sea injusto tal premio ,
        No es en justicia,por que exista gente enferma que cuelgue a los perros, tachar a todos los cazadores con galgo de lo mismo,hay que luchar con todo esto con una ley dura pero tachar a todos de malos,no creo que esto nos lleve a nada bueno,en este país sin querer estamos regresando a la dictadura y a las prohibiciones,esto si que es realmente malo.si no hay daño ni maltrato ,lo lógico es que se defienda y se apoye por el bien de los animales.

        un saludo

      • Nano Calvo says:

        Hola Puri,

        estamos de acuerdo, no estoy aquí para culpar a todos de los malos actos de unos pocos, pero si para recordar la existencia de estos actos.

        Respecto a lo que comentas de la dictadura, he de ser fiel a la verdad y decirte que lo único que me ha parecido similar han sido las trabas para hacer mi trabajo, durante el Campeonato, y los insultos y otras perlas recibidos por parte de algunos, tras su publicación.

        Si queremos libertad, tendremos que aceptar la opinión de todos, y permitir que cada uno se exprese.

        Un saludo y gracias!

  • david s says:

    DEBERÍAS HABERLO TITULADO: LA DESDICHA DE SER UN IGNORANTE Y ATREVERSE A HABLAR SOBRE LO QUE DECONOCE. ESTO ES TAN INJUSTO COMO DECIR QUE TODOS LOS PERIODISTAS SON (o sois) UNOS PARLANCHINES Y UNOS MENTIROSOS.
    RELAMENTE PATÉTICO Y FALTO DE RIGOR. ADEMÁS DE COBARDE PORQUE EXPRESAS TU OPINIÓN Y TE ESCUDAS …”EN LO QUE DICEN LOS DEMÁS”

    • Nano Calvo says:

      Hola David,

      tercero en insultar.

      Como bien explico en el reportaje, únicamente reflejo lo que he vivido. Como bien dices, mi ignorancia en el tema es grande, comparada con la que te supongo, de ahí que me limite a opinar directamente de la parte que me toca, como profesional.

      El resto son los comentarios de varias personas del público, que traslado al resto del mundo. Son comentarios que vienen, todos ellos, de cazadores con una edad y una experiencia que no te supongo.

      No se a qué te refieres, con generalizar, pues no lo he hecho. No tengo nada en contra de quien hace las cosas como debe ser.

      Respecto a la cobardía, te invito a leer la primera parte del reportaje y conocer a Gitano, un galgo abandonado a su suerte, y maltratado desde hace años. Luego hablamos acerca del concepto de cobardía, si te apetece.

      • mar says:

        Es un reportaje buenisimo, yo no entiendo de caza con galgos , pero si veo que hay muchisimos galgueros que despues de la epoca de caza se deshacen…. como si de basura se tratase, de sus galgos no validos. Solo puedo decir que hay personas que amamos a los animales, y en concreto a los galgos, por ser continuamente maltratados y que disfrutamos ayudandolos en las protectoras y dandoles un hogar donde superan sus traumas y son felices. Un saludo a las personas que aman a los animales.

      • Nano Calvo says:

        Hola Mar,

        muchas gracias por tu mensaje y tu apreciación. Yo tampoco entiendo mucho de caza, pero estoy de tu parte en el amor por los animales y la defensa de sus derechos.

        Un saludo!

  • S.Torres says:

    En mi opinión, el reportaje es muy bueno. Todos aquellos que tando defendéis el buen cuidado y respeto que le tenéis a vuestros galgos, bien os valdría callar, que no se puede escupir hacia arriba, ya lo dice el refrán.

    Por otro lado, el insulto y la agresión escrita no son más que la defensa de la falta de argumentación, digna del que defiende algo que bien sabe que no es defendible o, si no lo sabe, es porque hace oídos sordos, y así, una vez más, demuestra su falta de humildad.

    Estos que tanto criticáis esta verdad, sin ningún argumento que denote inteligecia y civismo, ¿Podrías dar respuesta a las escandalosas cifras de galgos abandonados en nuestro país? Porque yo trabajo en una protectora, y galgueros y cazadores (a patadas) nos traen cada año galgos con la inhumana amenaza de : “si no os lo quedáis lo cuelgo o le pego un tiro, porque este ya no me vale y me cuesta dinero” (Aunque todavía hay que dar gracias de que hay algunos que avisan antes de ejecutar su amenaza)

    Todavía no he conocido a uno bueno. ¿A quién pretendéis engañar, si cuando os ponen los fajos de euros, uno encima del otro, por vuestros “amados” galgos, os falta tiempo para perder la dignidad que ahora estáis defendiendo? En fin…

    Un saludo, Nano, y felicidades por este fantástico reportaje, tan fiel a la realidad.

  • GSJ says:

    Creo que la base de tu reportaje es muy buena aunque tiene bastantes incorrecciones.
    Ningun galgero te ha podido decir que ahora es epoca de cria en las liebres.Las liebres, como casi todo animal salvaje de estos parajes,cria en verano,cuando los pastos son abundantes y el clima propicio.De ahí que la temporada de caza de esta especie sea de finales de Octubre a finales de Enero.
    Otra cosa en la que no te informaste bien es el tema de que la gente no lo podía ver bien.No sólo en este campeonato,en todos,se guarda el terreno para que la gente no entre, precisamente para no levantar las liebres.
    En cuanto a lo de que no te permitiesen hacer bien tu trabajo solo te puedo decir que injusto cuanto menos.Pero,intentando buscar alguna explicación(que no la tiene) decirte que en la mano puede entrar cualquier persona que tenga la licencia federativa y que alomejor vetan la entrada de casi todos los periodistas y solo dejan entrar a jara y sedal para no entorpecer las carreras(no lo sé).Te tienes que dar cuenta que las camaras estaban en los perdederos y no habia nadie montando guerra allí para no desviar las carreras.
    Las cifras que comentas en las que todo el mundo está consumiendo en la carpa tampoco las veo correctas.No hay nadie que te obligue a entrar en la carpa o consumir;de echo la gran mayoría se lleva su almuerzo y lo hace en el campo.
    Si las liebres son escasas…que hacemos!Yo he llegado muchos dias al corredero a las 8 de la mañana y me he marchado a las 3 de la tarde sin verlas!!Eso es imprececible!De echo se busca un coto con suficientes animales para hacer el campeonato y dentro de este se reserva una zona prohibiendo la caza durante la temporada precisamente para que haya liebres!
    Las protagonistas y sus rostros…Coincido en que en este mundo no se hacen las cosas como se deberían hacer!Pero cada vez menos.Antes no estabas obligado a microchipar a tus perros y ni siquiera a vacunarlos…Ahora si,y para eso está el SEPRONA.Para comprobar que todo galgero tiene a sus perros en orden.Ojala existiese algún medio por el que se pudiesen controlar los abandonos o muertes pero yo lo desconozco.Cuando un desalmado es capaz de matar a sus perros le sobra voluntad para arrancar el microchip y desidentificar al animal por lo que hace dificil acabar con esto.Aunque he de decirte que los propios galgeros(no tratantes de galgos)lo denuncian constantemente.
    Para terminar solo decirte que el mundo del campeonato es distinto al de la caza con galgo.Y para muestra solo ver las cifras…El primer dia de campeonato(Sábado y no cazable)20000 espectadores.Segundo dia de campeonato(Domingo y cazable)2000.
    No nos metas a todos en el mismo saco y da una oportunidad a esto por que quien lo hace como lo tiene que hacer,lo hace bonito.
    Un saludo.

    • Nano Calvo says:

      Muy buenas,

      no sabes la alegría que me da recibir un comentario crítico, pero respetuoso y constructivo. En cuanto a los datos que me das y, como bien digo, los desconozco. Te aseguro que los autores de esas palabras hablaban con bastantes conocimientos, al menos en apariencia, y una edad que los justificaba. Según ellos, ese campo estaba muy explotado, y había otros detrás mejores. No obstante, creo justo incluir tu información en ese apartado, para que cada uno juzgue. Lo normal hubiera sido obtener datos y ayuda del departamento de Prensa de la Federación, pero no ha sucedido.

      En referencia a la presencia de fotógrafos en “la mano” y, como bien he comentado con un fotógrafo especialista en galgos – Jacinto Navas -, es la zona interesante para cierto tipo de material, y esencial para una cobertura completa y objetiva del evento. Cualquier profesional te dirá lo mismo, y reaccionará de la misma forma, al ver un veto semejante. Para que te hagas una idea, es como si todos los fotógrafos deportivos – excepto dos de la Federación, cuya calidad habría que valorar – nos vemos obligados a fotografiar a Nadal desde una grada lejana, en lugar de un sitio cercano y útil, porque así interesa a unos pocos. Te aseguro que esa actitud no ayuda en absoluto a vuestro deporte, a la libertad de expresión del autor y, muchos menos, a la libertad de elección del lector.

      Muy de acuerdo con la última parte. Mi idea es mostrar, en otra parte del reportaje, el tipo de galgueros que comentas, que cuidan y respetan a sus animales, como es menester.

      Un saludo y gracias

  • endefensadelosanimales says:

    solo felicitarte por tu articulo un saludo

  • Galguero de Madrid says:

    Hola Nano.

    Debes profundizar bastante más para conocer realmente esta disciplina cinegética.
    Es fácil condenar un colectivo completo basándote solamente en tu propia experiencia (con tu galgo Gitano), o simplemente vertiendo información obtenida en el extremo de las protectoras y asociaciones de galgos.
    Es fácil, y te felicito por mostrar esa sensibilidad hacia los galgos abandonados o maltratados. Soy galguero y la comparto contigo.
    Pero para tener una visión objetiva de esta disciplina y su complejidad debes investigar mucho más, y beber de distintas fuentes. No sólo de aquella que muestra los fracasos y los abandonos.
    Investiga las cifras de abandono facilitadas por Affinity, Seprona, etc.
    El colectivo galguero no es homogéneo, date la oportunidad de conocerlo. Como todo colectivo está formado por individuos responsables y sensibles e individuos no deseables. (Galgueros, cazadores, criadores, gitanos, y dentro de cada grupo, los hay “de bien” y los hay indeseables.)

    • Nano Calvo says:

      Muy buenas,

      estamos de acuerdo, como todo tema, lleva su tiempo conocerlo. En ningún caso pretendo juzgar a un colectivo completo, por los actos de unos pocos, pero si creo muy necesario terminar con los actos de esos pocos, para beneficio y limpieza del colectivo.

      Miraré las cifras que me comentas, sin duda, pues toda referencia es buena y aceptada.

      Como digo en el texto, pretendo continuar y mostrar otras caras. Si eres de Madrid y te apetece mostrar tu parte, no dudes en hacérmelo saber.

      Un saludo y gracias por el respeto en la respuesta.

      • Galguero de Madrid says:

        Estamos de acuerdo. Hay que terminar con los actos de unos pocos o unos “demasiados” si tenemos en cuenta el número de galgos, no ya para beneficio de todo un colectivo. Sino para beneficio de aquellos galgos desafortunados.
        No es sencillo acabar con ello…Los que suelen hacerlo no persiguen la belleza del lance entre el perro y la liebre. Su fin es otro, el negocio. Criar, ganar algo de dinero. O dedicarse a la competición, y llegar a una final para presumir, sentirse “el mejor” y ganar dinero con el campeón y sus crías.
        Pero la mayoría de los galgueros de bien, simplemente nos dedicamos a cuidar nuestros perros para disfrutar de los lances en nuestro coto. Sin ánimo de lucro o afán de competir.
        No se debe generalizar. Se debe mostrar la realidad con sus luces y sus sombras.
        De forma cuantitativa hay más abandonos de animales de compañía que de galgos, y no maltratamos tanto a este colectivo, como se maltrata al de los galgueros.
        Hay que decir NO al maltrato de los galgos. Y también NO al maltrato de los galgueros, que los hay muy sensatos y responsables. Y esta disciplina en ocasiones tienes que descartar un perro, pero hay muchos modos de hacerlo con un trato digno al animal, y de forma responsable, mostrando cariño y gratitud.

  • Hola
    la historia que cuentas me ha parecido increíble, y me da la impresión de que por desgracia no es exclusiva del mundo de los galgos.
    Te descubrí gracias a Yammer… un placer

  • Buscaba un articulo donde me hablasen de los galgos y de las diversas carreras que se disputaron y tambien de las liebres que corrieron, tal vez con anecdotas que solo se cononecen cuando vives el evento en directo, pero he leido un articulo que habla de todo lo superficial y ajeno al campeonato. Puede que tengas razón en lo que escribes pero creo que no te has enterado del campeonato.
    Me gusta la foto del galgo a contra luz. Me gustaría ver tus fotos de los galgos y las liebres en plena carrera.

    • Nano Calvo says:

      Hola Isaac,

      siento que no te haya gustado el reportaje. Nunca llueve a gusto de todos, ya sabes.

      Me alegra que te guste esa foto. En cuanto a las fotos en plena carrera, a mi me hubiera gustado hacerla, pero no me permitieron el paso.

      Un saludo

  • iruymartina says:

    Te acabo de conocer a través de stopgalgueros. Sólo quiero decirte que gracias por el reportaje, me parece maravilloso, gracias por tu objetividad, que por lo que veo algunos no saben apreciar. Este mundo necesita gente como tu que nos enseñe lo que otros tratan de tapar. En definitiva mucho ánimo y que siga cómo un reguero de polvora, que la voz pública conozca lo que otros ya sabemos. Gracias en nombre de mis dos galgos que no servían para nada, pero que son los reyes en mi casa.
    Las fotos…preciosas.
    Un abrazo.

    • Nano Calvo says:

      Muy buenas,

      gracias por tu comentario, me alegra que te haya gustado el trabajo. Celebro que valores la objetividad, pues mi idea principal es mostrar lo que vea y escuche, para que los lectores luego juzguen. Veremos si se me da la opción de hacerlo, desde todos los ángulos.

      Un abrazo, muchas gracias y que disfrutes de tus dos galgos 😉

  • Jose Bulnes says:

    Te felicito por tú reportaje, que la gente sepa quién es ésta gente en realidad les duele por eso algunos te insultan, mis dos galgas tampoco servían para cazar y viven de milagro, ahora duermen en mi sofá.

    Un saludo.

  • Tremenduska says:

    Gracias por este magnifico articulo.. Incluido el primero.

  • Pepy says:

    Hola Nano,
    Yo también quiero dejar un mensaje de agradecimiento por tus dos reportajes sobre este tema y tu gran profesionalidad.
    Formo parte de toda esa gente amante de los animales que dedica todo su tiempo libre a salvarlos y a intentar paliar esa situación provocada por algunos “no-amantes-de-los-animales”.
    Rescato perros de situaciones complicadísimas y en mis estadísticas personales (dentro del equipo de rescates del que formo parte) se lleva la palma el rescate de galgos en mal estado, abandonados, maltratados, heridos y traumatizados, así que yo también formo parte del mundo del galgo… pero de ésa parte oscura que la mayoría no quiere reconocer que existe.
    Yo también quisiera conocer la parte bonita de ése otro mundo de los galgos… Por favor, si consigues que alguien te abra las puertas, me encantará saberlo y leerlo…
    De momento, seguiré hundida hasta el cuello en este lodazal que actualmente supone para mí el mundo de los galgos, el real… con el que me tengo que “pegar” todos los días para ayudarlos…
    Gracias, Nano

    • Nano Calvo says:

      Hola Pepy,

      mil gracias por tu mensaje, tu información y tu ayuda a los perros necesitados. Esa parte oscura existe, no cabe duda, y así lo demuestran demasiados datos. Yo quiero pensar que la parte buena también, y, a pesar de insultos y ofensas varias, creo que conseguiré que alguien abra sus puertas y muestre su realidad. Creo justo que todo el mundo tenga derecho a hacerlo, y que los demás juzguen después.

      Un abrazo y mucho ánimo!

  • Carla Johnson says:

    Hola, te deseo buena suerte en encontrar un galguero bueno, para mi estas dos palabras son contradictorias.
    No creo que te dejen informar libremente, cada vez mas se dan cuenta que la gente empieza a rechazar este “deporte”, y estan mas a la defensiva, mira lo que pasa en Tordesillas como caso extremo.
    Si te diigo la verdad ya ni me interesa como funciona el campeonato, porque solo veo los resultados. Tengo 3 galgas rescatadas de la miserias que estos “amantes de los animales” causan. Todos dicen que ellos aman a sus galgos pero el resultado lo puedes ver en cualquier protectora, llena de galgos abandonados y en terribles condiciones, en las calles y campos de Toledo (por poner un ejemplo) donde puedes ver a estos infelices sacos de huesos merodeando o si no han tenido suerte, colgados, quemados, etc.. El numero tan elevado de abandono o muerte no es causado por unos pocos. España es el unico pais que permite que estas barbaridades contra los animales pasen y si no somos lo suficientemente respetuosos y responsables para con los animales esta practica se debe prohibir. Hay una cosa clara, cuando hay un interes economico de por medio el animal siempre sale perdiendo. Saludos y buena suerte para tus futuros reportajes. Carla

    • Pepy says:

      La verdad es que estoy muy de acuerdo con todo lo que dice Carla… Conociendo el resultado de este “deporte”… y aun creyendo que exista ese utópico “galguero bueno”, esta práctica, o deporte, o como quieran llamarlo… debería prohibirse…

      • Nano Calvo says:

        Hola Carla y Pepy,

        entiendo vuestro punto de vista, y comparto ciertos aspectos. No obstante, dudo acerca de que la prohibición de la caza sea la solución.

        Un saludo y gracias!

  • rosario says:

    hola a todos, pues yo si creo que la prohibición de la caza seria lo correcto, pues tenemos el deber de cuidarlos no de asesinarlos.
    en cuanto a los galgos y en gral a todos los perros de caza, no hay peor ciego que no quiera ver…como van a decir que si que los torturan?..que los abandonan heridos y enfermos?…para ellos son solo herramientas que se tiran cuando no hacen lo que ellos quieren.
    es un negocio descarado, a nadie interesa poner manos sobre el asunto.
    que vergüenza, que pena, dar estas imagenes!
    una cosa es que un perro quiera jugar o quiera cazar, no que le obliguen, que se trafique con ellos, que se les agote para competir.
    hay que ser ruin y poco humano!
    hay que leer de que manera se escusan de lo que hacen para darse cuenta de que clase de personal es.

    gracias Nano Calvo por tus letras.

  • Andreabcn says:

    Hace 10 meses adopté a mi galga cuando tan sólo tenia 2 semanas de vida, su anterior dueño quería ‘dormirla’, a ella y al resto de la camada, 6 galgos más, nada más cumplir la semana de vida, alegando que no les servían para sus propósitos.
    Adoptarla sin duda, ha sido lo mejor que he echo en mi vida, su cariño, su compañia, sus saltos y festejos al llegar a casa, verla feliz… no hay dinero en el mundo, ni premio más grande que ese.
    Vergüenza me da ver lo que está pasando, no intento generalizar ni mucho menos, pero no se puede negar la realidad, perreras, protectoras, casas de acogidas llenas por desgracia de galgos entre otros muchos perros, la gran mayoría maltratados, desnutridos, abandonados a su suerte…
    No hay más ciego que el que no quiere ver.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

What’s this?

You are currently reading La Desdicha de ser un Galgo Español / Parte 2 at SHIZEN 自然.

meta

%d bloggers like this: