La Desdicha de ser un Galgo Perro Español Parte 4

March 12, 2012 § 41 Comments

A pesar de que algunos trabajos no terminan nunca, doy cierre a la serie de reportajes sobre el mundo del galgo, con esta entrega, a fin de continuar mostrando mi parecer acerca de otros temas y situaciones. Cada uno tiene su sitio y su lugar, y creo que mi humilde función en este caso ha terminado. Es el turno de quienes tienen los conocimientos, el deseo y la capacidad para cambiar las cosas.

Como ha venido siendo habitual, la entrega anterior – en la que retrato las instalaciones de un galguero que podría ser un ejemplo a seguir – ha despertado un buen número de comentarios, en todas las direcciones posibles.

Unos cuantos galgueros agradecen la publicación de una visión más neutral y realista del problema.Varios miembros del colectivo, a su vez, reflejan cierta satisfacción, al leer un artículo con tintes positivos acerca de sus prácticas, pero creen advertir una intención dañina en mi texto y un odio inherente hacia su grupo. Lamentan la inclusión de testimonios negativos, detrás de las aportaciones y explicaciones de los galgueros protagonistas. Hay quien, para mi sorpresa, asegura la aplicación de “mala leche” en la ejecución de algunas fotos de los reportajes. Explicar, sobre este punto, que tales fotografías fueron realizadas en segundos, por lo que las decisiones han de ser rápidas y efectivas. No cabe, por tanto, tiempo para trabajar la mala intención, pues las instantáneas nacen de una forma natural y espontánea, en relación a la realidad que se presenta ante la cámara. No obstante, aunque hubiera tiempo, no acostumbro a albergar odio ni malos lácteos, en el momento de realizar mi trabajo fotográfico.

Uno de ellos sugiere la opción de hacerme galguero, como única forma posible de entender su punto de vista y sentir lo que ellos sienten, durante la crianza y puesta a punto de los perros. “Si no lo eres, nunca podrás plasmar la dedicación y sufrimiento que tenemos, quitándoles muchas veces esas horas a nuestras mujeres e hijos – me comenta -“. Decirle, con todo respeto, que mi nucleo familiar lo completan dos perros excelentes, por lo que me consta el tiempo que se precisa para darles el cariño y las atenciones necesarias. Es nuestro deber y obligación, como propietarios, especialmente cuando hemos optado por tener un número elevado de ejemplares.

Por otra parte, algunos miembros de protectoras y organizaciones lamentan el enfoque, al considerar imposible la existencia de un galguero bueno y honesto, y me invitan a recordar que ellos pagan las consecuencias de una actividad que debe terminar. “Las protectoras están formadas por personas que desinteresadamente movemos montañas para salvar a estos perros – me asegura uno/a de ellos/as -, desechados por no ser lo suficientemente rápidos, o por lesionarse o por ensuciarse; lo hacemos por empatía, no somos su vertedero.”.

Valoro sobremanera todos los comentarios y, aunque posiblemente equivocado, insisto en fomentar el recorrido de un camino medio, utilizando el diálogo y el sentido común para solventar los problemas. Creo que ambos portan su grado de razón, en diferentes medidas, por lo que un compendio equilibrado de todas las visiones sería una posible vía a recorrer.

Una Guerra con mil y un Bandos

De la misma forma que hice con los galgueros, para lograr que alguien me abra sus puertas, hago lo propio con las organizaciones dedicadas a la protección y rescate de galgos. Las respuestas son variadas e interesantes, así como representantes fieles de lo que puede ser una sorprendente realidad.

Hay quien me ofrece su ayuda, de forma inmediata, pero deja caer su palabra en el olvido, hasta el día en que escribo estas líneas. Topo con quien responde a mi mensaje con una línea seca y breve, escrita con prisas desde un teléfono móvil y reflejando un absoluto desinterés por mis intenciones. Me sorprende mucho este caso concreto, pues se trata de una organización supuestamente volcada en este tema, que entiendo debería prestar toda su ayuda para fomentar los reportajes sobre la batalla que lidian.

Otros, a quien agradezco especialmente su ayuda, me tienden su mano y, en alguno de los casos, me invitan a participar de sus rescates o abren sus puertas para comprobar con la vista lo que tanto se afirma con las palabras. Como siempre, hablar es sencillo, pero demostrar con hechos lo dicho y escrito es, por el contrario, algo más complicado.

Con este tipo de reacciones y respuestas, uno se plantea si realmente existen dos partes – como sería lo normal, cuando dos grupos luchan o debaten en defensa de intereses opuestos  – o, por el contrario, se trata de un bando unido que lucha contra otros mil, hilvanados por un objetivo genérico, pero disperso por obra de los juicios particulares. Así como he percibido una unión bastante firme, dentro del colectivo galguero, no creo haber captado lo mismo en la otra parte, dedicada a velar por el bienestar del galgo. Una vez más, se trata de mi percepción personal y, por tanto, posiblemente errónea.

Es lógico que debe haber diferencias y discrepancias, dentro de cualquier grupo que comparte una base, pero también creo que debe existir un núcleo férreo que justifique la existencia de tantas vertientes. Si el único objetivo es terminar con las prácticas que dañan a los galgos, no entiendo bien el lugar que ocupan las marcas y logotipos, así como algunas diferencias filosóficas, percepciones personales y reflexiones egocéntricas. Importa poco si X piensa de una manera, si Y exclama de la otra o si Z decide crear un grupo para trabajar por las tardes y satisfacer ciertas necesidades personales.


Si la finalidad es terminar con el daño causado a los galgos, insisto, a través de prácticas muy concretas, de nada sirve insultar al viento o esgrimir argumentos vociferantes y reiterativos, que nunca obtendrán una respuesta templada. Quizá haya que olvidarse del ego y unir fuerzas, aunar ideas y establecer enfoques y objetivos. Puede ser cosa de dialogar, razonar, educar y hacer entender, aunque cueste esfuerzo y resulte complicado. Me consta que se hizo en el pasado, aunque, por desgracia, sin éxito aparente.

Tarde en Las Nieves

Por fortuna, tengo el placer de contactar con Mª Carmen, una de las responsables del refugio Las Nieves. Para los seguidores de César Millán y los amantes de las anécdotas, hacer saber que uno de los capítulos de su serie fue rodado en estas instalaciones, durante el pasado año. A diferencia de otros, el primer mensaje de Mª Carmen prometía una cita futura y así tuvo lugar, semanas después, para agradecimiento de un servidor y beneficio de los interesados en esta problemática.

Antes de visitar su centro, charlo largo rato con ella al teléfono, acerca de este y muchos otros temas relacionados. Para mi deleite, resulta ser una mujer muy agradable y de diálogo cordial y razonable, por lo que tratamos toda clase de puntos y disfrutamos con el intercambio de palabras y pareceres. Me consuela encontrar en ella una visión similar a la mía, en muchos puntos, construída en su caso sobre una intensa experiencia y un amplio conocimiento del entorno afectado.

“Para trabajar en esto – me dice convencida -, uno debe mantener la cabeza fría y el corazón caliente. De otra forma, te volverías loco”. Comprendo su postura y la apoyo, pues a menudo las emociones nos llevan a actuar con impulsividad y a romper las posibilidades de solución y acuerdo, en diferentes campos vitales.

Entre otras muchas cosas que llaman mi atención, me hace saber que acostumbran a recoger los galgos directamente de los galgueros, cuando éstos deciden desprenderse de un ejemplar. Me parece una opción inteligente y efectiva, pues supone el ahorro de un alto grado de sufrimiento, a los perros, y una forma eficaz de evitar otro tipo de acciones o abandonos posibles. “Por esta política tenemos a mucha gente en contra – me comenta -, dentro del mundo de las protectoras”.

Entiendo, después de este y otros comentarios, que mi intuición no anda desencaminada, y las diferencias quizá impidan una lucha conjunta y eficaz contra tales circunstancias.

A los pocos días de conversar, tenemos el placer de visitar su excelente refugio. Enclavado en un lugar de Madrid, imposible de localizar sin indicaciones muy exactas, se encuentra Las Nieves. Mª Carmen nos recibe con una amplia sonrisa y, enseguida, compruebo que mi sensación previa es también acertada. Combina simpatía con una evidente tendencia comunicativa y un flexible sentido del humor, por lo que la visita es amena y fluida, con ayuda de tales virtudes personales.

Recorremos libremente el lugar, donde más de 700 perros, y casi 400 ejemplares de galgos, residen temporalmente. Tras acogerlos, el equipo de Las Nieves se encarga de prepararlos y poner todo en orden – los clasifican con cintas de colores -, de forma que puedan estar disponibles para su adopción futura. Los galgos, según nos relata Mª Carmen, son enviados a Bélgica, donde otra organización se encarga de buscarles un hogar e iniciar el transcurso de su nueva vida.

Entiendo que tienen sus razones para enviar fuera a los galgos, pero debo ser sincero y reflejar cierta disconformidad al respecto de esta política. Me consta que ciudadanos españoles han intentado adoptar un galgo, sin éxito, en algunas protectoras de nuestra geografía. Esto, a mi modesto entender, es una práctica que implica una forma de discriminación, o así lo entiendo, y que conlleva una serie de peligros implícitos.

No creo que Bélgica, Alemania y Holanda, por citar algunos ejemplos, sean un cobijo eterno para nuestros galgos desechados. No lo creo, principalmente, porque el número de perros que habitan sus refugios y perreras es también muy elevado, y el tráfico unidireccional es incesante.

De igual forma, considero delicado este tema, y muy delgada la línea que separa el altruismo verdadero del negocio fructífero. Sin apuntar a nadie, por supuesto, reflexiono abiertamente acerca de un hecho posible, conociendo la tendencia habitual del ser humano, cuando un beneficio potencial se ubica delante de sus fosas nasales. Si los galgos nacionales rescatados son un preciado bien en el extranjero, y las adopciones son regulares y realizadas a cambio de una cantidad económica. ¿Podemos estar seguros de que no se trata de un negocio, en algún caso? ¿Existe un control férreo al respecto, a este y al otro lado de nuestra frontera?

Desde aquí, aprovecho para lanzar varias preguntas a los responsables de las protectoras, para aclarar mis dudas y las de muchos, así como les invito a mostrar abiertamente sus cuentas y su forma de trabajo, por el bien de la transparencia y la claridad, como ha hecho Mª Carmen. Estoy seguro de que mucha otra gente estará de acuerdo, y gustarán de conocer estos datos básicos en su proceder. Es la mejor forma de disipar dudas y limpiar de despojos el arduo camino de la verdad. De igual manera, puede ser el mejor método para animar a que los ciudadanos ayuden y apoyen las causas, con mayor confianza y tranquilidad.

¿Cuánto paga el adoptante extranjero por un galgo español? ¿A qué se destina ese dinero, posteriormente? ¿Cuántos galgos se exportan, mensualmente, a los diferentes países? ¿Qué seguridad tienen de que tales galgos, al pasar la frontera, gozan de una vida sana y satisfactoria? ¿Cómo saben que esos galgos no son utilizados, en su destino, para otros fines diferentes? 

Ni unos tan Buenos, ni otros tan Malos

Será mi forma de pensar, pero insisto en recordar que nadie es tan bueno, ni tan malo, como nuestra imaginación gusta de pintarlo. Llevo algunos años de vida y todavía aguardo la ocasión de conocer a un santo de benevolencia absoluta. Hasta la fecha, como ejemplo de altos grados de bondad, he tenido el privilegio de relacionarme con muy buenas personas, creadoras de obras dignas y portadoras de muy nobles intenciones, pero siempre aderezadas con errores e imperfecciones que justificaban su irremediable humanidad.

Aplicando esto al caso que nos ocupa, y a su valor contrario, entiendo necesario recordar que las generalizaciones son perniciosas y dañinas. Si las cifras nos indican que existen unos 180.000 galgueros en España, que cuidan a medio millón de ejemplares, pensar que todos ellos son maltratadores sería una suposición fantasiosa y fatal. Sería mejor, o eso creo, convencer a los 178.000 – y a su Federación – de la imperiosa necesidad de identificar y denunciar a los posibles 2.000 sujetos dañinos, y aplicar una férrea ley sobre sus deleznables actos delicitivos. De paso, hacerles ver la necesidad de modificar algunas pautas de comportamiento, y controlar otras tantas, de forma que su actividad tenga un impacto mínimo en el bienestar de los animales que afirman querer.

No veo daño alguno en que un galgo corra detrás de una liebre, sea real o mecánica, pues así lo dicta su instinto. Si lo veo, en cambio, en que tales habilidades sean aprovechadas por el ser humano, como de costumbre, para hacer negocio, satisfacer su ego y llenar su cuenta bancaria, con semejantes daños colaterales. Como ellos mismos habrán comprobado, en forma de polémicas y discrepancias varias, todo lo que genera un interés se convierte, casi siempre, en algo turbio y oscuro. Prueba de ello son los lamentables robos de ejemplares, cuyo origen se encuentra, como siempre, en el valor que el ser humano ha decidido otorgar a un bien, por las razones correspondientes.

Testigo de una Innegable Realidad

Durante la primera semana de iniciar el reportaje, sin apenas hacer esfuerzo, soy testigo de varios intentos de rescate de galgos. Esto prueba, una vez más, que existe una problemática real a solventar, y no se trata de las quejas caprichosas de un grupo de animalistas, como cierta gente se atreve a sugerir. De la misma forma que reniego de la generalización y considero que ciertas cifras son excesivas, abogo por el reconocimiento claro y abierto, por parte de los galgueros, de que algo debe hacerse de una vez por todas, con firmeza y determinación. Para este menester, la labor de la Federación, y de los galgueros “buenos” – yo sigo afirmando que existen -, es absolutamente esencial.

Uno de los rescates lo protagoniza una elegante galga de color oscuro, que podéis ver en las imágenes que limitan este párrafo. En la imagen de la parte superior se aprecia su hambrienta silueta, a pocos metros de la via del tren. Intentamos rescatarla, en un par de ocasiones, pero nos resulta imposible. En la fotografía de abajo, el mismo ejemplar, rescatado finalmente por las responsables de Hydra, observa mis movimientos con curiosidad, al otro lado de las rejas. Desconocemos su vida anterior, pero los datos parecen indicar que ha sobrevivido al abandono de un galguero o – según la versión que defendería el colectivo – que ha podido ser arrojada a la calle, tras uno de los muchos robos que sufren. Lo dejamos en duda, pues no tengo datos para afirmar una cosa y negar la contraria.

A pesar de ser contrario a mostrar imágenes duras, de forma innecesaria o gratuita, debo incluir la fotografía que capta uno de los hechos más irreparables de este reportaje, en representación de todas las formas que componen esta ingrata realidad. La tomo al pie de una carretera cualquiera, donde, tras media hora de búsqueda, damos con el cuerpo inerte de un ejemplar blanco. Este es otro de los destinos posibles y habituales, para el galgo y para cualquier otra raza de perro, cuando su dueño anterior, sea quien sea, decide privarles de su compañía y protección.

La Desdicha de ser un Galgo Perro Español

Puesto que mi intención es mostrar un punto medio y ceñirme a las evidencias, la realidad me obliga a ser honesto y concluir este reportaje de esta forma. Modifico su título, como se aprecia, para denunciar abiertamente que el problema no se limita únicamente a los galgos. Es cierto que el galgo es una raza hermosa, noble y bondadosa, que no merece daño alguno y cuya historia está plagada de injusticias y sufrimientos inmerecidos. Pero el sufrimiento, como tantos otras verdades, no entiende de razas.

En honor a la verdad, pues, estoy obligado a recordar que esta suerte la corren miles de perros al año, de todas las edades, razas y mezcolanzas posibles. Si uno dedica una tarde a visitar cualquier perrera, o protectora, conocerá varias decenas de animales abandonados, que esperan la llegada del día más afortunado y sufren, mientras, las consecuencias de una actitud humana e irresponsable.

Si maltrato es que un galguero tenga a sus perros en un espacio excesivamente reducido y cerrado, que lo es, también ha de serlo el hecho de que una ejecutiva deje a su perro en casa, durante todo el día, sufriendo por separación excesiva y alimentando su soledad con el vacío de cuatro bonitas paredes.

Si maltrato es que un galguero entrene a sus perros, atados a un vehículo de motor, lo es también que un ciudadano pasee a su can durante cinco minutos, alrededor de la manzana, con prisa y sin pausa, para volver a casa cuanto antes y retomar sus actividades. De igual forma, es un maltrato el que impida que su perro no tenga contacto alguno con animales de su especie, corra, juegue e interactúe con naturalidad. Esto sucede con relativa frecuencia, lo he presenciado y lo denuncio, aquí, con la misma intensidad con que reclamo el castigo a los galgueros dañinos.

Aunque alabo su función y dedicación, tampoco comprendo la existencia de organizaciones protectoras que se limitan al rescate y protección del galgo, únicamente, o de cualquier otra raza concreta, relegando al olvido al resto de los perros abandonados que habitan nuestra geografía. Desde fuera y, desde mi ignorancia, advierto que puede caerse en un elitismo extraño y contradictorio, similar al que supondría crear un refugio para alimentar solo a los niños rubios y de ojos azules. No creo que deba existir una diferenciación de sufrimientos, por razones veleidosas, y considero que lo idóneo es la ausencia de barreras, etiquetas y limitaciones.

Al tiempo que concluyo el reportaje, adjunto retratos de diversos perros, nobles, hermosos y dignos de toda atención, que han sido abandonados por individuos, parejas, familias y personas comunes y ajenas al mundo del galgo. Se encuentran en la protectora de Getafe y en Las Nieves, entre muchas otras, por si alguien decide darles una oportunidad.

Cifras del Seprona y Agradecimientos

Según las cifras que me facilita la Jefatura del Seprona –  Servicio de Protección de la Naturaleza, perteneciente a la Guardia Civil -, los números indican claramente una problemática general, que afecta gravemente a todo tipo de perros. Aunque obviamente están basadas en denuncias y en hechos probados y constatados – lo cual favorece a la imagen de algunas partes -, el número de perros de otras razas, abandonados en 2011, es seís veces superior al de los galgos. También corre esta suerte un alto número de perros de caza, que doblan los abandonos de galgos denunciados.

A pesar de que existen más denuncias de robos y de transporte inadecuado, en relación a los propietarios de galgos, el resto de perros de caza y de otras razas – esto es, los tipos de perro que vemos habitualmente por la calle – se llevan la palma en cuanto a las denuncias e infracciones por desnutrición, falta de higiene en su alojamiento, golpes, palizas y otros daños varios. El total de todas estas injusticias suma, en este estadillo oficial, la incompleta friolera oficial de 12.302 perros.

Con estos datos alarmantes, sugiero una revisión de nuestro sistema educativo, y animo a la creación de una asignatura que se dedique a fomentar el valor de la naturaleza y sus miembros, y la responsabilidad que el ser humano tiene hacia ellos.

Concluyo y agradezco a todos el interés mostrado por este reportaje, e invito a profundizar más en el tema, a través de textos y obras como la de Beryl Brennan, quien ha escrito un completo libro sobre este tema, o la de nuestra amiga Mª Carmen, quien planea la publicación de otro tomo con su historia personal. Puede resultar interesante, también, la lectura del Informe Vicky, acerca del tráfico masivo de animales, desde nuestro país, y sus posibles irregularidades.

Gracias a los partidarios, por sus palabras de ánimo y apoyo, y a los contrarios, por la motivación que me otorga el luchar con el viento en contra. A mi Janchel, por su ayuda. A Irina, Mª Carmen y Ana Julia, de Hydra. A Eugenio, Cesáreo y Sergio. A Mª Carmen y el resto de miembros de Las Nieves. A Pepy, de Rescatadog. A mi genial traductora, Ana. A los sautores de todos los comentarios de las partes anteriores y de los posts del foro de galgueros, tanto positivos como negativos. A Nika, Ángela, Beryl, Ana Zurdo, Gregor, Polona, Larisa y el resto de lectores nacionales y en el extranjero, por su tiempo y su ayuda en la promoción.

A todos los que dedican parte de su tiempo a mejorar la calidad de vida de los perros, y de los animales en general. Especialmente a quienes lo hacen desde la intención más pura y el desinterés más absoluto.

La Desdicha de ser un Galgo Perro Español Parte 4 / Una Guerra con Mil y un Bandos
Leer Parte 1 / Parte 2 / Parte 3 

Texto & Fotografía Nano Calvo

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje, o de sus textos e imágenes, sin el permiso explícito del autor. Siéntete invitado a compartir el enlace en tu blog, web o páginas sociales.

Correr la voz es la mejor forma de cambiar lo injusto.

Si estás interesado/a en publicar este artículo, puedes contactarme a través del email. Gracias!

Advertisements

Tagged: , , , , , , ,

§ 41 Responses to La Desdicha de ser un Galgo Perro Español Parte 4

  • Eres un crack says:

    Realmente estoy impresionado. El trabajo que has realizado, las fuentes que has utilizado y el acierto en las conclusiones a las que has llegado en tan poco tiempo es sorprendente.
    Es mucho más fácil avanzar y mejorar cuando se realiza un diagnóstico desde una perspectiva correcta. Lástima que seas de los pocos capaces de realizar un diagnóstico tan veraz de un problema que ciertamente existe, pero es manipulado y distorsionado en función de los intereses colectivos, ya sean colectivos animalistas o sean galgueros.

  • Carla says:

    Hola nano, el reportaje esta interesante, pero en lo que tienes mucha razon es en la falta de educacion animal que hay en Espana. Yo soy angloespanola y vivo en Londres pero creci en espana y la diferencia con el trato a los animales es abismal.
    Tambien sobre el tema de mandar a los galgos fuera de espana no es un gran negocio. yo adopte a mi galga en Londres y ella venia de albacete, la asociacion me pidio £125. Si cuentas que con ese dinero no tienes ni para esterilizarlas el dinero que pierden las asociaciones es enorme, en comida, veterinario, transporte, en el caso de UK cuarentena, vacunaciones, etc…. Las asociaciones en europa se dejan la piel recaudando fondos para estos pobres animales, tan apreciados en el extranjero y tan despreciados en Espana.
    En definitiva cuando hay dinero involucrado con los animales, sea caza de liebre, competicion, carreras de caballos, etc…. El animal siempre sale perdiendo. Y solo unos pocos humanos estan ahi para recoger los pedazos

    • Olga says:

      Carla me encanta, mejor explicado imposible… cuanta razón!!!

    • Nano Calvo says:

      Hola Carla,

      estamos de acuerdo, la educación es básica en este y otros temas similares.

      En cuanto al tema del posible negocio, sigo pensando lo mismo que he escrito. Por supuesto no todos, y mucha gente trabaja con su mejor voluntad, pero igual que no todos son malos, por una parte, dudo que todos sean buenos, por la otra.

      El tráfico de animales, desde nuestro país, es bastante elevado. Puesto que el problema de los perros abandonados afecta también a los países receptores, no me cuadran las cifras ni la supuesta capacidad de albergar galgos, y otros animales, sin límite aparente.

      En cualquier caso, es únicamente mi apreciación personal, en base a una escasa confianza en la capacidad humana de resistirse a un posible enriquecimiento.

      Un saludo y muchas gracias por leerlo y comentar 😉

      Un saludo!

      • lydia says:

        Lo siento Nano, estas bastante equivocado en cuanto a las asociaciones, si alguna se lucra es minoria, en todo hay una manzana podrida.
        Por lo general, es un esfuerzo enorme, pero hecho con mucho amor y sin ningun ánimo de lucro. Se les rescata enfermos, desnutridos, accidentados etc…Desde el primer momento se les hacen analiticas de todo, tratamientos a veces largos, desparasitan, vacunan, microchip y castran o esterilizan. Y hasta que no estan completamente recuperados no se ponen en adopcion, creeme la mayoria de las veces son meses. Se hace pagar 150€, esto a penas cubre la castración. Lo demas son donaciones, mercadillos….Nosotros tenemos muchos adoptantes en España y otros en Belgica, Holanda, Alemania. Pero siempre hacemos un seguimiento a fondo y estudiamos incluso el perfil del humano y el perro para acertar en lo posible. En fin son muchas cosas las que se ponen en movimiento desde elprimer momento del abandono hasta su final feliz……Soy del refugio galgos en familia en Malaga, yo te invité a visitarnos. Y sí, hay personas buenas buenas de verdad. Si tu no has tenido la suerte de conocerlas no digas que no las hay
        En cuanto a porqué solo galgos? y porqué no? Yo ayudo a todos los que puedo y si veo uno abandonado en la carretera o en cualquier sitio me paro a socorrerlo galgo o no, al igual que todos mis compañeros. El haber elejido galgo es porque elporcentaje de abandono y crueldad es algo mayor que con el resto…y las asociaciones, refugios etc son muchas menos, eso es todo, no hay que rebuscar tanto, que si elitismo, descriminacion..uf!! de verdad solo ayudamos sin ser tan rebuscados.
        Un abrazo.
        Lydia

      • Nano Calvo says:

        Buenas Lydia,

        no te preocupes, seguramente estamos todos un poco equivocados.

        Gracias por compartir vuestros datos y forma de trabajo. Me parece muy lógico que se haga pagar 150€, me constan los gastos que conlleva un perro. Eso sí, espero que tengáis algún acuerdo con un/a veterinario/a para un precio más bajo por castración, en base a vuestro volúmen. Si no localizáis un/a profesional dispuesto/a a hacerlo por menos de esa cantidad, por causas como esta, y volúmenes semejantes, creo que tenemos otro problema.

        Mis felicitaciones por vuestro trabajo y esmero, a la hora de asegurar que los galgos tengan un final feliz. No obstante, sigo manteniendo lo mismo que pienso, y el tema es potencialmente muy peligroso.

        Si lees bien, digo que sí existen muy buenas personas, pero no conozco ningún santo todavía.

        En cuanto al elitismo, también lo mantengo, respetando por supuesto la labor. Seguramente sea inconsciente, pero cuando uno vuelca su completo interés en un punto, generalmente olvida el resto, o deja al resto una porción mucho más pequeña. Nos sucede a todos.

        Un abrazo y aquí queda tu testimonio.

        Mil gracias.

  • Zelaia GLK says:

    Hola,
    Yo quería puntualizar varias de las cosas que mencionas.
    “Aunque alabo su función y dedicación, tampoco comprendo la existencia de organizaciones protectoras que se limitan al rescate y protección del galgo, únicamente, o de cualquier otra raza concreta, relegando al olvido al resto de los perros abandonados que habitan nuestra geografía. Desde fuera y, desde mi ignorancia, advierto que puede caerse en un elitismo extraño y contradictorio, similar al que supondría crear un refugio para alimentar solo a los niños rubios y de ojos azules.”
    En este párrafo dices que no entiendes porque hay asociaciones que se limitan a una raza. Intentaré explicártelo. Lo primero, no relegamos al olvido al resto de razas, simplemente nos especializamos en una raza en concreto. Intentamos explicar con amplio conocimiento de causa como son los galgos a la gente, y quitarles de encima la etiqueta que tienen de que los galgos sólo valen para la caza, y que no son perros de compañía. Yo no veo que la especialización sea mala. Además, cada cual actúa por la causa que le motiva de verdad, sea cual que sea. Se me ocurren muchísimas ongs que actúan sobre un tema en concreto; por ejemplo, ONG enfermos de cáncer, esto desde tu punto de vista, que significa? que relegan al olvido el resto de enfermos???
    Estaremos de acuerdo en que es imposible salvar la vida a todos los perros de todas las razas, no? Pues bien, las asociaciones de galgos ponemos nuestro granito de arena, nada más. Y decirte que muchos de los que ayudamos a los galgos también ayudamos a otras protectoras; una cosa no quita la otra, es como cuando nos dicen “habiendo niños pasando hambre, ¿Por qué ayudáis a los perros?”, (lo dicho, una cosa no quita la otra).

    Por otra parte; dices “el número de perros de otras razas, abandonados en 2011, es seis veces superior al de los galgos”. Bueno, pues si hacemos cálculos eso significa que el 14% de los perros abandonados son galgos, a mi esta cifra me espanta, teniendo en cuenta que contamos con mucho más de 200 razas habituales en España y muchos otros perros sin raza. Que una de esas razas se lleve el 14% es inaceptable, y todos sabemos dónde se encuentra la causa de tanto abandono. Aunque también creo que las cifras son siempre inexactas, ya que las asociaciones no denuncian todas las cosas que ven.

    También pones en duda la transparencia de algunas asociaciones, yo desconozco cómo hacen el tema de las adopciones en el extranjero, pero veo difícil que se puedan estar lucrando. Aunque puedo admitir que haya excepciones, deberíamos preocuparnos mucho más en controlar férreamente a los galgueros que abandonan a los perros; ya que sin galgos abandonados no habría tráfico de galgos al extranjero.
    Pero también estoy de acuerdo en la transparencia, quien es honrado y no tiene nada que esconder será transparente sin duda.

    Gracias por tu trabajo, espero que te tomes mi critica como algo constructivo. Me ha gustado tu interés en intentar contar la historia desde diferentes puntos; pero creo que hay veces en la vida que debes apostar por un lado u otro.
    Lo que si que me da pena que hayas puesto tantos “peros” en este último reportaje.

    Un saludo, Zelaia

    • Nano Calvo says:

      Hola Zelaia,

      no te preocupes, no me molesta tu crítica, y es normal que defiendas tu postura. Comparada con otros mensajes que he recibido, es un regalo para la vista y el corazón 🙂

      Respecto a la especialización y la comparación con otras ONGs, de ayuda a enfermos de cáncer y demás, me temo que no estoy de acuerdo. La comparación exacta y real – y equivalente al caso de una organización dedicada únicamente a galgos – sería una organización en ayuda de enfermos de cáncer, pero únicamente centrada individuos de raza blanca o de un tipo concreto. Eso sería una extrapolación exacta.

      De igual forma que el cáncer es el mismo para todos, los abandonos, malos tratos y vejaciones son iguales para todos los perros, por lo que la lucha es supuestamente por la misma razón. Por tanto, creo que tu comparación no es precisa, aunque celebro por supuesto que existan estas organizaciones.

      En cuanto a las cifras, claro que un 14% es inaceptable, pero qué me dices del 86% restante? Será mi forma de entenderlo, y así lo dejo claro, pero cualquier distinción en esto me parece extraña y ofensiva, y lo importante es el 100% de los casos, aunque algunos perros sean más feos y menos estilizados. El problema afecta a todo tipo de perros, y así ha de darse a conocer. Hablar de galgos y omitir el sufrimiento del resto es un insulto hacia ellos, que no pueden manifestar su situación.

      Siento que te apene la presencia de tantos “peros”, y que abogues por apostar únicamente por un lado de la historia, pero me mantengo en la necesidad de mostrar las cosas como creo que son.

      Ten en cuenta que eso mismo hacen, seguramente, los galgueros que deben modificar las conductas que condenamos. Viven apostando por su parte e ignorando la otra.

      Entiendo que hagáis lo mismo, pero no creo que el resultado sea muy prometedor.

      Para ver el resultado de los extremismos, en la historia, solo tenemos que mirar alrededor, o ver cualquier documental pasado, o presente.

      Un saludo y gracias

      • Nano Calvo says:

        Como ejemplo de la razón por la que apuesto por un término medio, te contaré un caso reciente.

        En un entorno de galgueros, entablo conversación con un chico de unos 20 años de edad. Me cuenta que es dueño de 10 galgos, mientras alaba la belleza y el porte de nuestro galgo Gitano, que nos acompañaba.

        Desconoce por completo mi nombre, y mi trabajo al respecto de este tema, en todo momento.

        Mientras conversamos, me muestro imparcial y me limito a escucharle, sin juzgar ni esgrimir argumentos potencialmente ofensivos.

        Al rato, el joven me habla de los malos tratos existentes dentro del colectivo, de la necesidad de terminar con ellos y de su postura, absolutamente contraria. Me cuenta que adora a sus perros y los mantendrá de por vida, aunque dejen de correr.

        Esto, a mi entender, es un ejemplo simple, positivo y esperanzador, al respecto de este problema. Si, en lugar de mostrarme neutral, y respetar su existencia, hubiera comenzado la conversación con insultos, descalificaciones y generalizaciones, como dueño absoluto de la verdad, me hubiera quedado hablando solo, con la mitad de la historia y con mi idea previa intacta y enmohecida.

        Si las actitudes extremas y los insultos generalizados ayudan de alguna forma a los galgos, me gustaría que alguien me explicara el proceso.

        Un saludo!

      • Zelaia GLK says:

        Hola de nuevo.
        La base de ayudar a galgos en concreto es que el origen de los abandonos y maltratos son diferentes a los otros perros (no es ni mejor ni peor, sólo diferente). Y vuelvo a decir, que ayudar a unos NO significa olvidarse de los otros. Es que no tiene nada que ver. Y yo no digo que los abandonos de inconscientes en las ciudades que se creen que un perro es un juguete sea menos importante. De hecho, como bien dices, es de vital importancia educar desde la infancia (cosa que también estamos intentado hacer dentro de nuestra lucha y nuestras posibilidades).
        De todas formas, parece que los que estamos ayudando tenemos que estar constantemente explicándonos. Sabes, estar metido en esto no es nada fácil, lloras mucho, y dedicas miles de horas y gastas mucho dinero para encima tener que explicar cada dos por tres porque ayudas a estos y no a otros, o porque habiendo tantos niños te preocupas de los perros. Personalmente puedo decirte que también colaboro con otra protectora que recoge todo tipo de chuchos. Y como ya te he dicho; cada cual lucha por la causa que le motiva y creo que nadie debería criticar eso en ningún momento, porque ayudar siempre es bueno.

        Como ya te he dicho en el comentario anterior, es imposible ayudar a todos, por lo tanto ayudar al 14% no está nada mal, no?

        Y sigo creyendo que el símil con las ONGs que ayudan a los enfermos del cáncer está bien planteado, ya que enfermos hay muchos y y porque no ayudar al resto de enfermos? (que conste que a mi me parece genial la ayuda que dan a los enfermos de cáncer). Aunque bueno, está claro que no haré que cambies de opinión, tampoco lo pretendo.

        Mi sensación en cuanto a los “peros” en este ultimo reportaje es que cuando visitaste al galguero te dedicaste a ver el lado bueno de lo que hacía (cosa que me parece bien, ojalá todos fueran más parecidos a tu protagonista); pero al visitar la protectora has puesto en duda el resto de las protectoras. La historia es sencilla, yo tengo miles de casos que pueden hablar muy mal del colectivo galguero, y creo que será difícil encontrar tantas cosas malas en el colectivo de las protectoras. Y con esto no digo que todos sean malos, ni que todos buenos. Excepciones hay en todas partes.
        Totalmente de acuerdo en que con posiciones extremistas no solucionamos nada, por eso intento abrir mi mente y pensar que no todos son iguales. Pero veo tanto dolor en animales inocentes que es difícil… Lo que no entiendo es que si, como dicen, la mayoría son buenos no pueden denunciar y luchar contra los que hacen tanto daño y son tan malos.

        Pero, tengo que decirte que muchas de las cosas que has dicho a lo largo del reportaje me han parecido muy buenas. Sólo menciono mi desacuerdo en estos puntos. Las fotos me han encantado, gran trabajo! 🙂

        Un saludo.Zelaia

      • Nano Calvo says:

        Hola Zelaia 🙂

        lamentablemente, decir las cosas que piensas, sinceramente, puede afectar a la gente involucrada. Para serte honesto, si mis palabras sirven para unos hagan las cosas bien, de una vez, y otros las hagan mejor – y deje de creer en una perfección que no existe -, me quedo contento. Quien haga las cosas como es debido, sin dañar, manipular o buscar otros intereses, no debe tener motivo para sentirse ofendido por nada de este reportaje.

        Es complicado explicarte mi intención, pero tengo mis razones para hacer las cosas de esta manera. Entiendo vuestra lucha, y el gasto – este reportaje es un ejemplo de esfuerzo y gastos constantes -, así como otras mil cosas. Pero tambien comprendo que los galgueros son personas, unos con mayores errores que otros, y vivir condenado de antemano no debe ser nada agradable.

        Si he incluído el caso de Eugenio es porque hay un millón de vídeos y fotografías de galgueros dañinos, y no he visto que su presencia haya tenido efecto positivo alguno. Prefiero mostrar un ejemplo positivo, como prueba de que existe la normalidad, y motivación para que una situación mejor es posible. Lo otro ya lo han hecho muchos, y es evidente que hay cosas que erradicar y cambiar, con urgencia.

        No creo en las verdades absolutas, y, como le decía a otro lector, estoy bastante cansado de los portadores de únicas verdades.

        En cuanto al símil, sigo pensando lo mismo. Entiendo que algunas ONG´s hagan distinciones por temáticas o males tratados. Lo que no entiendo es la distinción en cuanto a las víctimas afectadas por tales males. Pudiendo intentar ocuparse del 100%, con el mismo interés y atención, no veo razón para centrarse únicamente en un 14% concreto, por bonitos y nobles que sean – que lo son -. Lo siento, no lo veo justo.

        De todas formas, como comentaba en otra respuesta, vuestros comentarios y aportaciones son también una parte esencial del reportaje, y quedan como testimonios directos de cada punto de vista. Todo el mundo tiene la opción de añadir o aportar su parecer, y dejarlo escrito.

        Me alegra que algo te haya gustado. Puedes mencionar los desacuerdos que gustes, no te preocupes.

        Un abrazo y ánimo con tu labor!

    • Galguero de Madrid says:

      Zelaia, yo puedo entender que haya una especialización en asociaciones protectoras de galgos.
      Puedo entender que las asociaciones protectoras de galgos, rescaten galgos de perreras con fecha de sacrificio y rescaten exclusivamente ejemplares de esta raza, mientras otros no recibirán esa oportunidad y su sacrificio será ineludible por el mero hecho de ser mestizos o pertenecer a otra raza.
      Lo que ya no puedo entender es que en muchos casos, hay una discriminación en función del color, del sexo y la edad, a la hora de decidir a qué galgo rescatar. (No todas las asociaciones afortunadamente). ¿Puedes explicarnos por qué?
      En otras ocasiones se selecciona el rescate de un galgo atropellado o en estado lamentable, para condenar al colectivo galguero y crear más odio (aunque no provenga de un galguero) y con el fin de sensibilizar a la sociedad y captar recursos económicos para su operación. Nunca se muestra cuanto se recauda, ni se marca un “stop” a la recaudación.
      Y cada día las protectoras de galgos reciben llamadas de ciudadanos que han visto un galgo abandonado o incluso que lo tienen en sus manos, y esas llamadas de teléfono suelen ser ignoradas el 99% de las mismas.

      • Zelaia GLK says:

        Galguero de Madrid, por lo que veo y por cómo hablas conoces muy bien como funcionan las asociaciones, no? Por lo tanto no entiendo tu pregunta, si tan bien conoces las asociaciones responde tu mismo a las cuestiones.
        NO reconozco nada de lo que dices en la asociación en la que colaboro, así que no puedo darte explicaciones más haya de estas preguntas que te lanzo. Crees que los rescates a un galgo atropellado es para condenar y hacer daño a los galgueros? no será que lo hacen para ayudar a un pobre animal necesitado? Crees que es tarea fácil rehabilitar a un perro que está en estado lamentable?? Crees que lo harán sólo por hacer daño a los galgueros??
        Y otra cosa, recibir cada día miles de llamadas sobre galgos abandonados y no poder hacer nada dice mucho sobre como está la situación en España. Las asociaciones estamos saturados y sólo podemos salvar a un pequeño porcentaje de los perros que lo necesitan. Que quede muy claro que si se ignoran es porque NO PODEMOS CON TODO! Es muy triste, no sabes lo duro que puede llegar a ser.

  • galguista says:

    A pesar de que el material gráfico si me ha gustado bastante te tengo que decir que el texto no me ha gustado nada. La orientación inicial de una persona que se acerca desde fuera a un tema como este si parecía adecuada, pero en el desarrollo de los capítulos, en mi opinión, se ha ido yendo para abajo, para acabar en este último en decepción total. A la vista de las ideas que te sirven de conclusión, me es muy difícil hacer una crítica constructiva.

    • Nano Calvo says:

      Buenas,

      me alegra que te haya gustado el material gráfico.

      Respecto al texto y tu idea de venirme abajo, ha sido más bien una progresión natural y realista, conforme he ido dando los pasos.

      Lamento no poder quedarme en mi postura de la primera parte, pero las cosas tienen muchos matices, y como he repetido, no seré yo quien sostenga una bandera y se ubique en un extremo de la historia. Sigo queriendo a mis perros más que nadie, pero eso no me da derecho a juzgar a miles de personas de golpe.

      Las conclusiones las he ido dando en todas las partes, no solo en esta. Aparte de la necesidad de Educar – diferente de insultar y querer tener siempre la razón -, los controles necesarios para evitar las crías masivas y demás. Pero de eso sabe mucho más otra gente.

      Lamento que no te haya gustado.

      Un saludo

      • galguista says:

        Nano,
        Yo creo que recurrir al insulto y a descalificación no sirve de nada. En sí las posturas extremistas poco pueden ayudar a resolver un problema. En ese sentido de acuerdo 100%. Además y por si sirve para mitigar el contenido de este mensaje, la verdad es que las formas en cuanto a uso del lenguaje me han parecido francamente buenas. Yo, quizá, me encuentre en el caso contrario, conceptualmente, lo que me pasa es que con el paso del tiempo me voy “viniendo arriba” en la lucha contra las consecuencias de la caza con galgo.
        Tomar partido por algo que se considera justo no es malo. A veces uno no se puede mantener equidistante, es bueno y además necesario.
        Sin embargo, hay una serie de cuestiones que creo que deberían ser matizadas:
        – Ya han comentado algo sobre los datos y porcentajes que ofreces en el artículo. ¿Te has detenido a pensar en lo que has dicho?¿Sabes que lo que afirmas como prueba de la importancia cuantitativa del maltratro hacia otros perros es que por razas el maltrato a galgos es mayor que cien veces el que hay respecto a otras que se tomen?¿Has considerado que encima ese maltrato se da en un 90% en sólo cinco Comunidades Autónomas?¿Has pensado que en esas cinco CCAA están las cuatro menos densamente pobladas?¿Has tenido en cuenta que de entre decenas de modalidades de caza en las que se utilizan perros en España, todo esto sólo afecta a una muy concreta?. Creo que en todo el tiempo que seguro le has dedicado al asunto cuestiones tan cristalinas como estas no se podrían haber escapado. Por otro lado me duele leer aquí este razonamiento, que es, como me imagino que ya sabrás, el mismo que públicamente han mantenido los organismos oficiales galgueros para quitarle importancia al asunto.
        -El razonamiento empleado para argumentar que no entiendes la existencia de asociaciones que sólo se dediquen a galgos me hace pensar que básicamente has sacado como conclusión que los problemas a los que se enfrentan todos los perros en España es el mismo. Y sí, el maltrato es el mismo y la consecuencia el sufrimiento de tantos y tantos animales. La diferencia sustancial es que el que has tratado está amparado y relacionado con una práctica cinegética muy concreta. Y lo peor de todo ello es que es una práctica, que tal y como está concebida produce y producirá más descartes y desechas de perros al año de los que pueden ser adoptados. Eso es lo que lo diferencia y justifica, la fuente, el origen, y la focalización e institucionalización en un colectivo concreto.
        – He echado de menos (aunque esto es algo muy personal), algún comentario o ideas acerca de lo que hacen los colectivos galgueros para erradicar o acabar con los maltratos y abandonos. Entiendo, que visto desde tu perfil equidistante, habrás sido consciente de las actividades que el colectivo galguero lleva a cabo para hacer sostenible su práctica en materia de protección de los galgos que sobran. Yo, la verdad, todavía no encontré dichas actividades. A no ser que el problema no requiera de soluciones concretas, como defiendes en los argumentos del porcentaje de denuncias y de las asociaciones sólo de galgos ¿no?
        -El hecho de mostrar un ejemplo de galguero “con medios” para justificar lo injusto de la “demonización” de todo el colectivo es un argumento típico (lo hacen siempre la FEG, y el CNGE) y además es falaz. He visto galgueros que tenían a sus galgos en unas condiciones de miseria atroz, pero a la vez me he dado cuenta que ellos vivían en unas condiciones muy similares. Cuando esto ocurre no debemos demonizar a la persona sino que hemos de ir a las raices de la sociedad que la ha creado. Pero en el caso del galguero “con medios”, del que sale en la foto, del que es ejemplo si podemos avanzar algo más. Quizá no les da basura para comer y les mantiene sanos (mientras le conviene), pero el puede hacer algo y no hace. Sabe lo que hay y no denuncia, tiene medios y no hace nada. Para mi, estos ejemplos, son (sin personalizar), los que más culpa tienen, por omisión, por no hacer nada, por consentir todo lo demás.
        – El comparar el maltrato de galgos en España con el del perro que no es atendido de forma suficiente en ciudad es algo que también hemos escuchado. No puedo decir gran cosa ahí. Simplemente que también te llevaron al huerto en este sentido… “el galgo debe ser feliz corriendo por el campo y retozando en la llanura manchega…”… claro y esta es su realidad ¿no?
        Habría mucho más que decir, pero yo me quedaré aquí.
        Una vez escuche que la experiencia no es algo que dependa del tiempo o las veces que se hayan visto las cosas sino de lo que uno sea capaz de extraer de ellas. En este sentido, siento decirte que creo que, sin mala intención por tu parte, probablemente te sobraron muchas de las horas dedicadas a este asunto, y te has ahorrado todo el tiempo de más que le quisieras dedicar. Si ya no has visto lo suficiente para “venirte arriba” en esto, no lo harás nunca. Si no has advertido toda la miseria rezuma en la práctica de la caza con galgos en nuestro país, en la que lo importante es lo que no se ve ni se verá, y no lo que se puede ver y fotografiar, poco más puedo añadir.
        Para este viaje no se necesitan alforjas.
        Recibe un cordial saludo

  • Nano Calvo says:

    Hola de nuevo,

    comprendo todos los puntos que comentas, y comparto varios, pero sigo creyendo que no has entendido mi mensaje, y mis intenciones.

    Claro que todo es mucho más complejo, y faltan cosas por decir y explicar. No pretendía escribir un libro sobre el tema, ser el que más sabe o pretender cambiar las cosas con un solo reportaje.

    Únicamente he creído mi obligación, como persona y artista, utilizar mis herramientas para denunciar una realidad y provocar el cambio de ciertas cosas. En beneficio, por supuesto, de los perros que sufren las consecuencias de nuestra simple estupidez.

    En la misma línea, también he creído adecuado hacerlo otorgando la palabra a todos los involucrados, para evitar caer en una mera continuación de lo hecho mil veces hasta ahora, cuyos resultados – aparte de la ira creciente, entre ambas partes – no advierto por ninguna parte. De igual manera, y reitero mi postura, es esencial hacer saber a la gente que el problema no se limita a los galgos, y las perreras están llenas de perros abandonados, de mil clases.

    De hecho, los comentarios de la gente – no he borrado ninguno, aunque algunos eran ofensivos, o lo pretendían -, son parte del reportaje, y quedan como complemento, en forma de argumentos y aportaciones de diferentes personas que viven el problema y lo conocen. El lector es quien leerá el contenido y, utilizando su razón, llegará a las conclusiones pertinentes.

    Si has leído la progresión, entenderás que nadie me ha llevado a ningún huerto, de ahí la postura intermedia y la exposición de ambas partes, conforme a lo visto y vivido. Por la misma razón, he evitado llevar a nadie a mi huerto propio, o al de otros, pues no me gusta que lo intenten conmigo.

    Siempre hay mucho que decir y que hacer, y espero que mis palabras motiven a quien sabe, y puede, a que retome la iniciativa, se unan y luchen por una causa realmente común y sin etiquetas. No porque no lo hagan ya – me consta el valioso trabajo de muchos -, sino porque a veces caemos en la rutina, o nos rendimos por las tremendas dificultades, y un poco de motivación externa supone la motivación necesaria para alzar de nuevo el vuelo.

    Con todo respeto, te sugeriré prudencia a la hora de evaluar la importancia de mi simple labor – o la de cualquier otro/a -, y sus posibles consecuencias. Posiblemente esté llegando, tanto en su versión española como en la inglesa, a personas y lugares que ni imaginas, y a sectores de la población global que desconocían la existencia de esta problemática.

    A menudo lo que no se conoce, como sabes, no existe. Y lo que se conoce a medias, existe con el color de quien mejor lo pinta.

    Un saludo y gracias de nuevo por tu aportación!

    • Eres un crack says:

      Galguista,
      Conocemos las cifras oficiales de Seprona y las cifras anuales del Estudio Affinity. No pretendo interpretar estas cifras. La interpretación difiere en función del posicionamiento de cada parte implicada.
      Aportemos otras cifras: Galgos112, una de las principales asociaciones protectoras de galgos ha entregado en adopción algo menos de 1.000 galgos en 5 años.
      Aunque injustificable, no parece excesivo desde un punto de vista porcentual que una de las asociaciones más activas entreguen una media de 200 galgos al año. Más cuando hablamos de un stock en nuestro país de 500.000 galgos y una presunta cría indiscriminada ejercida por 180.000 galgueros.

      Al hilo de otro de tus comentarios, te recuerdo que tanto la F.E.G como el C.N.G.E destinan una partida bastante cuantiosa en sus presupuestos cada año que va destinada a dos conocidas asociaciones.
      Y también te recuerdo que hace años se sentaron en una mesa un grupo de protectoras, con responsables de la FEG y el cnge y del ministerio de medio ambiente y no hubo ningún avance, simplemente porque no hubo consenso entre las propias protectoras.

      Los animalistas tenéis un objetivo único, que no es otro que convertir al galgo español de campo en un galgo español de asfalto. Y lograr la prohibición de la caza de liebres con galgos.
      Nadie más intolerante con las personas que un animalista. Instalado en el extremismo o estás con ellos o contra ellos.
      Has sido muy valiente Nano. Recibirás muchas críticas por la evolución y conclusiones de tu estudio. Recibirás críticas de galgueros, muchas más de animalistas pero en definitiva has sido sincero contigo mismo y con el objetivo inicial del estudio.
      Lo fácil es posicionarse y tomar partido por una u otra posición. Lo difícil es ser diferente, sincero y valiente.
      Te felicito.

      • Nano Calvo says:

        Muchas gracias por tu aportación a este hilo, y por la inclusión de datos que verifican lo que supongo.

        Si, realmente, las diferencias entre protectoras han evitado el nacimiento de consensos de utilidad, en el pasado, todavía entiendo menos de lo que ahora creo comprender. Reitero, una vez más, que la presencia de etiquetas y razonamientos egocéntricos es, una vez más, muy perjudicial.

        Dices bien, y las críticas han llegado de ambas partes, en todas las etapas del reportaje – según soplaba el viento -. Para serte sincero, me importan en la medida que aportan diferentes puntos de vista, pero tienen una función nula como métodos intimidatorios o intentos de cambiar mi opinión, sin base lógica que lo respalde.

        Para ser honesto, lo que más me sorprende, y lamento, de lo visto y vivido, es la incapacidad que aprecio de ponerse en el lugar del otro y entender que su opinión, y sus deseos, han de ser respetados en primer lugar, antes de plantear una posible propuesta de cambio.

        Me aburre ver grupos y agrupaciones en posesión de verdades absolutas, representantes humanos de la única realidad y jueces del obrar ajeno, cuando el propio tiene siempre sus respectivas sombras.

        De momento, ninguna protectora ha respondido a las preguntas que formulo abiertamente – excepto Las Nieves -, ni ha mostrado interés alguno en la transparencia que sugiero.

        Tampoco he topado con ningún galguero que admita que ha matado, abandonado o maltratado a algún perro o galgo, en el pasado, o siga haciéndolo en el presente.

        Si alguno tuviese el valor de hacerlo, y la inteligencia necesaria para comprender su error, eliminarlo de sus pautas futuras y compartir el éxito, podría ayudar más a la causa que mil vídeos grabados a escondidas.

        Como digo, el día que conozca a un Santo absoluto y verdadero, me verás de su lado. Mientras, intento diferenciar los actos de las personas.

        Gracias de nuevo.

  • Me gusta (además por supuesto de las fotos) que expreses tu opinión sincera, aunque no sea lo que todos quisieran leer.

    Saber qué pasa con los perros exportados (¿tan altruistamente?) aportaría un poco de luz al asunto.

    Aunque si realmente los perros terminan bien, lo demás no es lo más importante.

    En mi opinión, la crisis se acabaría o no hubiera tenido lugar si:

    – Hubiéramos sustituido al máximo el petróleo por otra fuente de energía.

    – La mayoría tuviésemos claro algo tan sencillo y tan difícil como diferenciar el bien del mal (esto sí tiene relación con el tema de los galgos).

    Cordiales saludos, keep on going

    David Prandi

    • Nano Calvo says:

      Muchas gracias David,

      valoro especialmente tu opinión, considerando que lidias a diario con perros de toda clase y condición.

      Supongo que entiendes, mejor que nadie, que el sufrimiento no entiende de ciertas cosas.

      Un saludo!

  • Esperanza says:

    A ver si soy capaz de expresar mi opinión de una forma objetiva, simplemente lo que vivo, nada más.
    Llevo viviendo en un pueblo de Castilla la Mancha seis años y jamás había visto tanto maltrato y abandono, sobre todo de galgos en esta zona, en mi vida. Es cruel lo que se hace con ellos, no puedes imaginar hasta qué punto. Cuando se cierra la veda, aparecen decenas de perros desorientados y aterrorizados huyendo en cuanto notan la presencia de una persona, y sólo te hablo de una área reducida, la que se limita a mis paseos diarios. He visto perros con patas rotas que, a pesar de dolor, es tanto el miedo, que huyen. Perros amputados por cepos, que ni pensar quiero en la agonía sufrida. Perros ahorcados, llenos de perdigones, enfermos…
    En este pueblo se habla tranquilamente sobre el trato que se les da o las condiciones en las que viven y es algo común el que no tengan chip o el que coman pan duro, nadie se sorprende porque son simplemente máquinas de cazar.
    Hablas sobre el instinto de correr detrás de una liebre, no? Dices que no ves daño en ello…pregúntale a la liebre, a ver qué te responde!
    Tengo un galgo recogido hace apenas catorce días y vive con tres conejos pero, claro! por eso lo han desechado! Es amigo de los conejos!
    Dices que en España hay gente que quiere adoptar galgos y que lo tienen muy difícil porque los albergues prefieren enviar perros fuera de España…pues que se pasen por este pueblo y verás qué rápido encuentran uno aunque creo que difícil no es, todos los días difundo en mi página de facebook un montón de perros de todas las razas, colores y tamaños, que están en adopción.
    Podría contarte mil experiencias pero ya no me extiendo más…hora de ir a descansar!
    Ojalá todos comprendiéramos que absolutamente todos los seres vivos formamos parte de la misma creación y que así, como semejantes, debemos ser respetados y amados.
    Gracias por tu reportaje y por hacernos reflexionar sobre este “difícil” tema.
    Un saludo.

    • Nano Calvo says:

      Hola Esperanza,

      tal y como he dicho a otros, te agradezco mucho tu comentario, y queda como un testimonio directo más, de la situación existente. Es obvio que no puedo entrevistar a todo el mundo, por lo que los comentarios son también una forma indirecta de hacerlo.

      Lo que cuentas pone los pelos de punta, y me hace muy complicado intentar mantener una postura intermedia y conciliadora. Pero sigo creyendo que es la única forma de solventarlo.

      En cuanto a correr detrás de una liebre, ten en cuenta que hablo de correr, no de cazarla o matarla. No he querido entrar en ese tema, pues es otro debate.

      Te invito a compartir tu página de Facebook, para que la gente pueda estar al tanto de los perros disponibles en tu zona.

      Ojalá sea como dices, alguna vez, aunque no lo creo. Muchas gracias a tí por un valiosa aportación.

      Un abrazo.

  • Esperanza says:

    Nano, me parece genial tu postura conciliadora…mi comentario no es una crítica, es simplemente mi experiencia que también es muy limitada, lo que mis ojos ven, nada más.
    En estos dos días, desde que escribí mi comentario, me he informado sobre el carácter de los galgos ya que el mío es un perro super tranquilo y dormilón y la verdad es que estaba muy sorprendida y algo preocupada por si tuviera algún problema de salud a pesar de que todos los resultados de análisis y demás pruebas han dado negativo. Acostumbrados a verlos como perros atletas y cazadores, pensaba que era una raza muy activa. El caso es que en casa es muy perezoso y bueno…lleva la misma vida que mi otro perro que es un abuelo. Este es el motivo por el que la gente no lo ve como un animal que pueda vivir en un piso y, por eso mismo, en España apenas se adoptan galgos y es una verdadera lástima, desconocimiento total. En otros países de Europa aprecian muchísimo esta raza e incluso la gente que tiene un galgo en casa denota que esa familia tiene un estatus social acomodado (ya sabes, las tonterías que nos montamos los humanos). Sobra decir que necesitan su dosis de ejercicio, como cualquier otro ser vivo, pero son ideales para vivir en cualquier lugar. Me molesta el que se piense que los albergues hacen “negocio” con enviar a los perros fuera de nuestro país…no sé lo que hay detrás y no puedo opinar pero sí sé las penalidades que pasan y lo que les cuesta alimentar y cuidar a tantísimos perros y te aseguro que todo funciona mediante voluntariado, socios y mil ocurrencias que tienen que inventar pero claro, tampoco me extrañaría que hubiera gente que negociara y traficara con animales, somos humanos, no lo olvidemos.
    He leído un comentario que decía que al final el galgo se convertiría en un perro de asfalto, lo decía en tono irónico, y yo pregunto, y? Mi perro, desde que está en mi casa, se pasa el día durmiendo en su camita y no le apetece nada salir al jardín, a todos nos gusta un lugar cómodo y calentito, no tiene nada de malo.
    Paseando con mis perros por el campo, me encontré a un señor que caminaba con su galga y, sorprendido, me preguntó…para qué quieres tú un galgo? No les cabe en la cabeza que una persona tenga un galgo si no es para cazar y esa mentalidad es muy habitual todavía en España y en zonas rurales, ni te cuento.
    Nano, no perdamos la esperanza…es la única forma de que se cumplan nuestros deseos.
    Un abrazo.

    • Nano Calvo says:

      Hola de nuevo,

      como bien dices, el galgo – al menos el nuestro -, es muy tranquilo en casa y perfecto como mascota. En nuestro caso, lo sacamos junto a la otra fiera que tenemos, durante bastante tiempo, para que corran y se explayen a su gusto, ya sea en el campo o en algún parque.

      No obstante, Gitano se lo toma con calma y corre a ratos, cuando le apetece o ve algo que le motiva suficiente.

      Y si aún hay gente que tiene esa mentalidad, habrá que modificarla, pues yo creo que es un perro genial para agregarlo a la familia.

      Un abrazo y gracias!

    • Eres un crack says:

      El galgo es uno de los mejores animales de compañía. Mucho mejor que otras razas típicas de casa. No ladran, son perezosos, limpios, cariñosos…una delicia.
      Pero un galgo es mucho más feliz en una casa rural, que en un entorno urbano.
      Evidentemente hablamos de propietarios responsables en ambos casos. A idénticas y buenas atenciones. La sinonimia completa es Galgo Español de Campo y aunque no queráis verlo en el campo es más feliz, siempre que se le respete.
      Al final el respeto lo procura el propietario, y tanto en el campo como en el asfalto, los hay buenos y malos.

      • Nano Calvo says:

        Estamos de acuerdo, son infinitamente más felices en un entorno natural. En nuestro caso, puesto que estamos en ciudad, procuramos llevarlos al campo con frecuencia. Ahí es donde realmente disfrutan de su existencia.

        Gracias por tu información!

      • Galguero de Madrid says:

        Conozco a personas de ciudad que cuando se van de casa (Unos a comprar, otros trabajar) meten al galgo en el aseo para que no les rompa nada.
        El galgo no necesita mucho ejercicio, pero un poquito sí. Y si sale dos veces al día atado 10 minutos para mear un árbol y regresar a casa, es lógico que rompa cosas en casa. Más si no está acostumbrado a estar sólo.
        Pues bien, eso parece que no es maltrato…Tener al galgo en un “water” es maravilloso para el animal. Pasar 23 horas y media al día en un garaje o en una terraza debe ser. Sin embargo, y pese a que esto ocurre, nadie dice que todas las personas de ciudad maltraten de esta manera al galgo. Damos por hecho que la mayoría lo tiene en su salón, y que lo saca a pasear cumpliendo las necesidades que pida el animal.

      • Nano Calvo says:

        Totalmente de acuerdo contigo.

      • Carla says:

        Veo que se esta criticando mucho al galgo de ciudad, creo que lo estais llevando a los extremos, no dudo que haya gente que tenga perros encerrados en pisos en ciudades, pero tanto a un galgo como a cualquier otro perro. Eso no es correcto. Un galgo como cualquier otro perro puede vivir en un piso perfectamente, eso depende de la responsabilidad del dueno. Si vas a adoptar un perro tienes que plantearte primero el tiempo que le vas a dedicar y las condiciones en que lo vas a tener. Un perro necesita ejercicio y relacionarse con otros perros para tener una buena salud fisica y mental. Yo croe que la gran mayoria lo cumple, pero si me dais a elegir entre como muchos ggalgueros tiene a los perros, y tener a un perro en un piso calentito, con comida rica, cuidados veterinarios y que tenga que estar en casa mas tiempo, elijo al galgo de asfalto como alguien dijo. Os puedo decir mas una de las galgas de mis padres, tienen jardin y dos paseos por el campo todos los dias y es “ELLA” la que decide cuando quiere o no quiere salir.

      • Nano Calvo says:

        Personalmente no critico al galgo de ciudad, o adaptado a la ciudad, porque mis perros lo son. Estoy de acuerdo contigo en casi todo, pero debo reconocer que el momento de felicidad plena de mis perros llega cuando están en el campo, a sus anchas, olfateando y corriendo libremente – no hablo de caza -. Las cosas, como son. Negarlo sería como afirmar que el delfinario es el lugar idóneo para un delfín.

        Eso aplica, creo, a todos los animales, en relación a sus instintos y sus hábitats idóneos.

        Respecto a las mayorías, pienso que debemos leer de nuevo las cifras y recordar que el resto de perros se sigue llevando la palma, en cuanto a número total de víctimas de nuestra irresponsabilidad. Tampoco creo que TODOS los perros de ciudad tengan comida rica, piso calentito y cuidados veterinarios. De ser así, nos sobran varios miles de perros de las estadísticas oficiales y extraoficiales.

        Si vamos a ser realistas y evitar los extremos, tendremos que hacerlo en todas las vertientes.

        Un saludo!

      • Galguero de Madrid says:

        Carla, tú dices… “Veo que se está criticando mucho al galgo de ciudad. Creo que lo estais llevando a los extremos, no dudo que haya gente que tenga perros encerrados en pisos en ciudades”

        Yo digo: “Veo que se está criticando mucho al galgo de Campo. Creo que lo estais llevando a los extremos, no dudo que haya galgueros que tenga perros encerrados en zulos en el campo”

        El ejemplo del delfinario que ha puesto Nano, es un gran ejemplo. Precisamente lo comentaba con mi mujer este fin de semana, al ver en televisión a un jugador del Málaga que visitaba un delfinario y jugaba con dos delfines en la PISCINA. No creo que esa piscina sea el habitat ideal de los delfines. Y el caso es que parecen muy felices allí, y están muy cuidados pero estarían mejor en el mar.

      • Carla says:

        Creo que me explique algo mal. Veo que se critica al galgo de ciudad pero lo que veo es que mucha gente ve a un galgo en un piso como un maltrato, y no lo es mientras que se le saque y se les de las atenciones adecuadas. Yo vivo en el centro de Londres y todos los dias me llevo a la perra a correr al campo dos veces al dia, a veces me da una pereza increible pero lo hago por mi galguita para que sea feliz y y yo disfruto viendola sonriendo. El galgo de campo no tiene ningun problema si esta bien cuidado, pero como estamos viendo todos, si hay un problema; el abandono, la cria masiva, la falta de atencion veterinaria, de carino (el perro quiere disfrutar de estar con su humano). Habra algunos que si tienen bien a sus galgos en el campo, pero no pongamos que el campo es idilico y que estan corriendo todo el dia a sus anchas porque hoy en dia no puede ser asi,. Los humanos hemos cambiado el entorno tanto que un animal domestico solo y suelto va a tener problemas, como atropellos, etc.. Lo de los delfinarios, estoy con Nano, a mi personalmente no me gustan, ni los zoos, ni nada que altere el estado natural, pero en el caso de los perros, han evolucionado con el humano y se han hecho co-dependientes de los humanos, por ello tenemos una responsabilidad para con ellos. Y si hoy en dia practicamente han perdido su funcion de trabajo, caza, tira, etc..por la modernizacion humana hay que adaptarlos al entorno mas parecido al suyo posble pero siempre con cuidados. Personamlmente creo que en las ciudades la gente tiene mas conciencia de una mascota como parte de la familia, aunque mala gente la hay en todos los lados, pero en el caso de los galgos,los abandonan generalmente en el campo, pueblos, etc… Si tienes un perro, lo tienes hasta que se muera con todas sus consecuencias y lo cuidas y le das una vida digna y feliz, no hay vuelta de hoja. Esto me temo que no pasa con los pobres galgos desechados

      • Eddy Montoto says:

        Eres un crack, yo también sería más feliz en una casa de campo que en un piso :).

        También te digo que cualquier animal elegirá la opción menos costosa para su supervivencia aún cuando tenga que salirse de su hábitat “natural”: jabalíes y gaviotas yendo a vertederos a comer basura son dos ejemplos clarísimos.

        Personalmente no tengo galgo, tengo un cruce de setter gordon con bretón español, abandonado en el monte a su suerte por no saber cazar (por lo menos no lo dejaron atado a un árbol ni le dieron una paliza). Se lo pasa de miedo cuando vamos a la playa. Se lo pasa de miedo cuando lo saco a un paseo cercano donde puede correr (sale un mínimo de tres veces al día, y no de esos paseíllos de cinco minutos que mencionaba Nano). Y se lo pasa mejor aún durmiendo arriba del sofá o de la cama (recuerdas, yo también sería feliz con una casa de campo…). Y, por su cuenta y sin que lo incentive, ha cazado algún que otro pájaro despistado, herido o inexperto; pero no está obsesionado con ello.
        Estoy totalmente de acuerdo con tu último comentario, por cierto.

  • Marcos Veiga says:

    “…de nada sirve insultar al viento o esgrimir argumentos vociferantes y reiterativos, que nunca obtendrán una respuesta templada.”
    Eres un crack Nano, felicidades por esta serie y gracias por compartirla con todos nosotros.

  • lorien says:

    Desde mi opinion, las cifras de seprona/affinty no son exactas. Donde estan las cifras de los perros que se sacrifican por parte de sus dueños?(hablo de galgos en este caso) Por ejemplo en esas cifras estan los 20 galgos que he recogido en cuestion de 2 años?(soy una persona particular, de 22 años) la verdad es que lo dudo.

    Dices que los españoles tenemos veto en adopcion de galgos, pero luego dices que reniegas(y yo tambien) de gente que trabaja todo el dia sin tener tiempo para el perro y que le basta con 5 minutos de paseo. Sabes que las dos cosas estan muy relacionadas? Para adoptar se pasa un cuestionario, visitas al adoptante, interacciones varias entre adoptante y asociacion… si el perro no va a estar bien, no se da. Ni si es Aleman o es de Albacete. Yo conozco muchos españoles que han adoptado un galgo y cada vez mas, cada vez nos damos cuenta de la situacion, nos mentalizamos en que es tener bien a un perro(no vale la excusa de que “en mi pueblo es asi” o “asi se ha hecho de toda la vida”)
    Una protectora sin animo de lucro intenta conseguir lo mejor para sus perros, aunque tenga que organizar un viaje larguisimo, tener contactos con protectoras de fuera, ademas el dinero obtenido no va para sus bolsillos, si no que se invierte en recoger mas perros, es como una pescadilla que se muerde la cola. El dinero por adopcion suele ser igualitario para todos los casos, por ponerte un ejemplo en españa las adopciones van desde los 200 a los 300€, con chip, vacunas, analisis de sangre de distintas enfermedades(por ejemplo leishmaniasis, filaria, anaplasma, erlichia y borrelia), y castracion(hembra o macho). Si tienes interes preguntale a tu veterinario el precio general de todo eso, te quedaras sorprendido. Si un perro ha tenido que ser operado de una pata costara 200€, si otro perro ha resultado negativo a enfermedades, sano, sin roturas, costara 200€. Esta claro que los veterinarios tienen un papel importantisimo en esto, aun asi los beneficios netos de una adopcion pueden ser casi 0 en un perro sano, imaginate en uno con problemas. En el caso de que el perro fuese al extranjero puedo entender(no lo se cierto) que suban el precio al menos para sacar algo para el transporte, pero sin duda deberian subirlo bastante para que una adopcion salga rentable.

    Y contestarte a lo que has dicho de que hay protectoras enteramente dedicadas a galgos(y podencos)… no es nuevo, quiero decir que ya existen protectoras centradas a unas razas concretas como sosdalmatas, soscocker, prosetter, sosgolden, hasta incluso sosfrenchi. Yo veo algo positivo a estas individualizaciones, aunque cada perro tiene su personalidad, tambien es cierto que la raza cuenta, no se si me explico bien… una raza tiene cualidades que son comunes a perros de esa raza, por lo que una ayuda mas centrada a sus necesidades es mucho mejor ya que recibes mas informacion y a la vez hace que esa adopcion tenga mas posibilidades de funcionar.
    Ademas aunque las cifras expuestas dicen que no hay tantos, no se porque hay tantas, galgos112, sosgalgos, progalgo, galgoleku, fundacion benjamin.., galgos del sol, degalgos, galgosdelnorte, purogalgo,baasgalgo y mas que se me escapan seguro, ademas de que en cada protectora de españa al menos un galgo deben de tener, eso mas las perreras,y personas particulares con sus pequeños blogs que no llegan a titulo de “protectora oficial” como caralapizyotros o yo misma que he tenido a (mime, baloo, orion, banshee, bloom, berta, nando, kayser, moon, bowie, dina, uri, lila, neska, tesla, greta, vira….)aqui en murcia no hay dia que vayas que no haya un galgo.

    Espero que me haya expresado bien, no lo hago tan bien como tu 😉
    Buen reportaje, yo tambien creo que hay algun galguero bueno, pero sinceramente creo que son muy pocos

    • Nano Calvo says:

      Hola Lorien,

      muchas gracias por tu comentario y tu aportación. Está muy bien expresado.

      Seguramente esté equivocado en muchas cosas, y no tanto en otras. Es normal, y creo que aplica a todos. Mi intención principal no era tener razón, sino dar a conocer una problemática, a mucha gente que la desconoce, y hacer pensar a quien si la conoce y la vive de cerca. A juzgar por el resultado, creo que no ha ido mal del todo.

      Sigo pensando que las protectoras por razas son una forma de elitismo y la aplicación de una discriminación innecesaria y caprichosa, sea cual sea la raza de la que hablemos. Comentas que cada raza tiene sus cualidades comunes, pero creo que son muchas más las cualidades que comparten entre todas las razas. De hecho, al leer tu listado, me surge una pregunta: ¿Dónde quedan los cruces o híbridos, dentro de ese listado de protectoras que me comentas? Hay un SOSCruces?

      Como te digo, creo que esas distinciones son muy buenas, desde el punto de vista del marketing y otros factores engañosos, pero equivalen a crear un hospicio, como creo dije una vez, para niños únicamente arios o para personas de una cierta clase o nivel. Desde luego, como dices, comparten cualidades, pero eso no justifica la discriminación del resto.

      Respecto a los gastos, llevas razón, son muchos, y me constan, pues tenemos dos perros y dos gatos que han pasado por casi todo. También debes mencionar que los veterinarios suelen hacer un precio especial a las protectoras, o eso creo, por lo que los gastos no son los mismos que tiene un ciudadano común. Cosa muy razonable, y que creo debería hacerse en mayor medida, si cabe.

      Pues lo dicho, gracias por leer el reportaje, por tu aportación y por ayudar tanto a los galgos. No obstante, también te animo a que acojas a un perro de otra raza. Los hay a miles por ayudar, y lo merecen y necesitan en igual medida. Convivo casi la totalidad del día con Gitano – el galgo que justifica la creación de este reportaje -, y con Ronnie, un cruce precioso. Por más que los miro, por delante y por detrás, no veo una sola razón para proteger a uno de ellos, y dejar de hacerlo con el otro.

      Un saludo y gracias!

  • lorien says:

    Nano, con lo de que los veterinarios tenian un papel importantisimo me refiero efectivamente a que dejan los precios mucho mas asequibles para las protectoras, aun asi pregunta cuanto cuesta una esterilizacion de una hembra de mas de 20 kg, mi veterinario me la dejaba a 100 €, junta lo demas, analisis de sangre de lo que te he mencionado 35 €, mas chip y vacunas , y por lo menos 150€ ya los tienes, si tienes que enviar al perro a Asturias, que te queda de esos 50 € que completan los 200€? por eso te digo que el beneficio es poco.
    Los cruces de galgos estan en las protectoras mencionadas, tambien podencos y cruces de podenco.
    Tambien hay protectoras de hurones, de conejos y roedores, de gatos, y las que mas abundan son protectoras generales donde hay gatos y perros.
    No podemos negar que un nordico o un pastor belga/collie tienen unas necesidades muy distintas a un beagle, y lo vemos diariamente cuando hay tantas ofertas de “regalo husky por destrozarme la casa” si ese perro ha sido adoptado sin especificar el caracter de esta raza, una raza con una energia muy elevada, pues no estamos avanzando nada.
    Muchas veces en una protectora con albergue no se llega bien a saber el caracter real del perro y sale a la luz una vez pasado el tiempo en casa, lo ideal son casas de acogida que puedan informar de esto pero desgraciadamente no las hay apenas
    Tengo dos galgas, dos hurones(uno de cazador tambien), y dos ratones, eso en mi piso. En casa de mis padres tenemos a una bretona, dos mestizos y una chihuahua(tambien adoptada) pero al emanciparme mis padres decidieron quedarse con estos puesto que eran los perros con los que mas han convivido. La cuota de adopcion de Greta fue regalo de mi madre, despues de tenerla en acogida unos meses. Y Vira es una galga que me costo un año cogerla de la urbanizacion de alrededor de casa, solamente yo puedo tocarla por lo que entenderas porque esta conmigo y no con mis padres o fue adoptada. Mi proximo perro tengo claro que sea un podenco(nadie los adopta), aunque me muera por los rottwailers
    Como puedes comprobar no tengo un patron tan claro como esperabas jeje
    Un saludo
    Por cierto tus fotografias son realmente excelentes, tienes una seguidora ^^

    • Nano Calvo says:

      Hola de nuevo, Lorien,

      gracias por tu aportación, me parece muy interesante y valiosa. Como creo que dije en algún comentario, estas aportaciones son parte esencial del reportaje, y tienen mucha importancia en el conjunto.

      Con la suma de todas las aportaciones nos acercaremos, aunque sea un poco, a la verdad de las cosas.

      En efecto, te pido disculpas y retiro mi suposición acerca de tu patrón limitado 😀

      Me alegra que exista gente con tu forma de pensar, acerca de los animales – especialmente con 22 años -, y que entiendan la importancia de su presencia en el planeta. A este ritmo, como imagino estarás comprobando, llevamos camino de convertirlo en una bola de cemento y humo.

      Muchas gracias, me alegra que te gusten mis fotos. Imagino que de tus galgas habrás hecho también un montón 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

What’s this?

You are currently reading La Desdicha de ser un Galgo Perro Español Parte 4 at SHIZEN 自然.

meta

%d bloggers like this: