Breve Reflexión sobre el Sujeto Dañino

April 1, 2012 § 5 Comments

Pensando, mientras pedaleaba sobre la bicicleta, he venido a dar con una serie de pautas que definen, a mi entender, lo que podría ser un perfil general del verdadero sujeto dañino. Lo comparto, por si alguien está interesado en la reflexión, y como forma saludable de canalizar lo pensado y evitar su acumulación en los numerosos rincones de nuestra valiosa memoria.

El sujeto realmente dañino, a pesar de las apariencias del término, no suele ser agresivo, físicamente fuerte o violento en sus maneras. De hecho, por lo general, arrastra desde siempre la certeza de su debilidad, lo que ha contribuído, sin duda, a la creación de un carácter tan sutilmente ofensivo. Es obvio que los individuos físicamente violentos son dañinos, pero lo son en un marco reducido y con un alcance mucho más limitado, en el espacio y el tiempo, exceptuando el caso de las películas norteamericanas y sus veteranos vengativos. En este caso hablo de otra clase de sujetos y de daños, cuya presencia y efectos suelen extenderse durante años, décadas y, en tristes ocasiones, durante un margen de tiempo indeterminado o pendiente de concretar.

El verdadero sujeto dañino gusta de otras formas y modales, pues su inteligencia le recuerda, constantemente, la necesidad de parecer lo que nunca ha sido, ni será, a fin de prolongar la sensación de bienestar que le otorga el verse reafirmado en su emperifollada presencia. Tras una trabajada apariencia de seguridad esconde, dentro de un mohoso cofre de varias llaves, un suculento tesoro de alhajas falsas, miedos profundos e insistentes complejos que provienen de todo lo visto y vivido, a su pesar, bajo el cielo de otros tiempos. Rara vez camina sólo, pues teme el descubrimiento de su blandura, pero goza de un fiel séquito que busca su constante aprobación a través del halago, el interés exagerado y la imitación, ya sea verbal, gestual o simplemente conceptual.

Nuestro sujeto dañino nos recuerda a un ilusionista de las emociones, pues conoce bien los puntos frágiles donde acariciar o atacar, según se tercie, en busca del efecto deseado. Es por esto que lo veremos, con frecuencia, rodeado de amigos de cartón piedra y de seguidores en busca de una referencia a la que amarrar cuerda para evitar, dentro de la contradicción, la caída al enorme vacío del propio y verdadero pensamiento.

El sujeto dañino tiene un hábil manejo de las conocencias, las influencias y los apellidos, por lo que gusta de dejarse ver en ciertos círculos de la sociedad, regularmente, con la frecuencia que le marca su vanidoso plan vital. Dispone del favor de la palabra, en ocasiones, y lo requiere a menudo para arrancar la risa y la razón a los presentes, así como para intimidar, con latigazos de cruel ironía, a quienes le rodean e intentan contradecirle. De esta forma, con el tiempo, el miedo a su azote termina siendo otra razón más, lamentablemente, para que sus piezas de ganado disminuyan con excesiva lentitud.

Pero el sujeto dañino, aunque portador de cierta inteligencia, es también el refugio idóneo para la más verificable ignorancia. Es esto, y la ceguera que causa el verse premiado y correspondido, sin merecerlo, lo que le impide atisbar que su propio final se encuentra escrito en las instrucciones de su burdo truco de magia. El sujeto dañino muere a manos de sus propios actos, irremediablemente, y el tiempo de rodaje de su dañina bola de mentiras dura, inevitablemente, lo que tarda su séquito en darse cuenta de la naturaleza de su negatividad.

Si pensáis unos segundos, sin mucho esfuerzo, apuesto a que os viene a la cabeza el nombre, o la figura, de uno o varios sujetos dañinos con los que tratáis, en el presente, o habéis tratado, en alguno de los momentos del pasado. Es muy probable que todavía llevéis en la piel, como marcas de errores lejanos, las huellas de su egocéntrica, y finalmente descubierta, manipulación. Posiblemente los hayáis sufrido en el colegio, en el primer trabajo o en el grupo de amistades que completáis y que dirige, como si de una orquesta, nuestro fiel enemigo protagonista.

Quizá este sea un buen momento para pensar en ello, analizar hechos e identificar al sujeto dañino que os lleva, como sin querer, por el asfaltado camino de su meditada impostura. Seguramente sea la ocasión ideal para detectar los efectos de su influencia y actuar en justicia, alejando vuestros pasos, por fin, del trayecto que marca su nocivo obrar.

Lamentablemente, el final del sujeto dañino puede ser lento, y demorarse muchos años en llegar. Tampoco ayuda el hecho de que la naturaleza sea excesivamente generosa, en su coherencia, y les conceda sin condiciones el privilegio de la sagrada paternidad. No es extraño, pues, que el personaje lo aproveche para transmitir, a través de la educación y el ejemplo, su burdo código de falsedades a repetir.

La parte positiva es que el resto, con el simple hecho de seguir nuestro camino, y evitar la tentación de un referente colorido, pero falso, podemos impedir que su truco tenga efecto, dejando via libre para que la soledad haga su trabajo y le obligue a quedar desnudo y sin disfraz alguno, a falta del vestir temporal que concede un reconocimiento injusto e inmerecido.

Texto © Nano Calvo
Dibujos © Honoré Daumier

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje, o de sus textos e imágenes, sin el permiso explícito del autor.
Siéntete invitado a compartir el enlace en tu blog, web o páginas sociales. Muchas gracias.

Advertisements

Tagged: , , , ,

§ 5 Responses to Breve Reflexión sobre el Sujeto Dañino

  • Juan Aron says:

    ¡Excelente descripción de un sujeto que tiene miles de seguidores sin embargo porque chupan de sus tetas y comen de sus migajas!
    El problema es nuestra cobardía para enfrentarlos porque aceptamos toda su miserable verborrea. Genial la exposicion.-

    • Nano Calvo says:

      Muchas gracias, Juan. Celebro que te haya gustado, y que identifiques con tal claridad al tipo de sujeto que describo. La cuestión es vencer esa cobardía y terminar con su burdo reinado. Un abrazo

  • Tuve un ser dañino a mi lado,un camaleon,serpiente con mameluco…ni en la justicia encontre ayuda,estos seres dañinos saben fingir muy bien!!!.Las leyes son así,y después aperecen en los noticieros casos de los que todos se espantan…Tengo fe mi,la vida es muy linda como para que estos seres la arruinen…YO PUEDO.

    • Nano Calvo says:

      Hola Roxana. Me alegra que hables en pasado, y lamento que no encontrases ayuda en la justicia, donde debería estar. Te mando todo mi apoyo y energía y te aseguro que, si has llegado hasta aquí, tu puedes. Con esto, y con mucho más. Un abrazo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

What’s this?

You are currently reading Breve Reflexión sobre el Sujeto Dañino at SHIZEN 自然.

meta

%d bloggers like this: